TENDENCIAS

Escapadas al cielo

Los vuelos biplaza y en tándem permiten que el cielo esté al alcance de todos. Cada vez más curiosos, los viajeros del aire, quieren experimentar uno de los grandes deseos del hombre desde el principio de la historia, volar.

  • <p>Vuelo en la Sierra de Lijar. Foto: cedida por GanterFly.</p>

    Vuelo en la Sierra de Lijar. Foto: cedida por GanterFly.

  • <p>Tándem. Foto: Empuriabrava.</p>

    Tándem. Foto: Empuriabrava.

  • <p>Salto. Foto: Empuriabrava.</p>

    Salto. Foto: Empuriabrava.

  • <p>Vuelo en la Sierra de Lijar. Foto: cedida por SkyGanter.</p>

    Vuelo en la Sierra de Lijar. Foto: cedida por SkyGanter.

  • <p>Vuelos biplaza en los Pirineos. Foto: cedida por Parapente Pirineos. </p>

    Vuelos biplaza en los Pirineos. Foto: cedida por Parapente Pirineos.

<p>Vuelo en la Sierra de Lijar. Foto: cedida por GanterFly.</p>
Tándem. Foto: Empuriabrava.Salto. Foto: Empuriabrava.Vuelo en la Sierra de Lijar. Foto: cedida por GanterFly.Vuelos biplaza en los Pirineos. Foto: cedida por Parapente Pirineos.

Hay muchos lugares en España que ofertan turismo de vuelo desde hace décadas. Os presentamos algunas propuestas con actividades complementarias para el volador -ya sea profesional o novato- y sus acompañantes.

Empuriabrava

Empezamos el recorrido en el centro profesional de referencia del paracaidismo, SkyDive EmpuriaBrava, que comenzó a funcionar hace casi tres décadas y, desde entonces, ha realizado dos millones de saltos. Entre sus puntos fuertes, el buen tiempo, que permite volar bastante meses al año al contrario de lo que pasa en Europa, explica uno de los instructores, Santi Corella.  Esto le ha convertido en referente para las selecciones profesionales como la francesa o la belga.

Pero no hay que ser experto para disfrutar del subidón de adrenalina que supone saltar en paracaídas. De hecho, los usuarios de este centro deportivo se dividen en tres clases, los que ya saben saltar y son profesionales, los que se sienten atraídos por este mundillo y quieren aprender con uno de los cursos que se oferta y los que solo quieren probar. Este último conjunto es un grupo muy heterogéneo, indica Corella, pues hay viajeros que una vez en la zona se deciden a saltar y los que vienen con esta motivación principal. Hay españoles pero también muchos extranjeros. Como nota curiosa, la cantidad de turistas indios que llegan Empuria Brava tras la grabación de uno de los éxitos de Bollywood, para realizar las mismas gestas que realizaron sus actores de moda durante el rodaje.

La comarca de Empurdà permite realizar una serie de visitas paralelas a la adrenalina del paracaidismo. Para empezar, la villa medieval de Castelló d’Empuries, para dar un paseo por el pasado. En las inmediaciones, las ciudades Girona, Figueres y Roses, con paradas imprescindibles como el Museo Dalí en Figueres, el Museo del l’Alt Empordà, la catedral, el barrio judío y el casco antiguo de la Girona.

Saltadores en formación. Viajeros para volar. Foto: EmpuriaBrava.

Saltadores en formación. Foto: EmpuriaBrava.

Algodonales, en los pueblos blancos de Cádiz

Gerardo Ganter llegó en 1983 de Alemania a Algodonales (Cádiz). Ya sabía volar en ala delta y se decidió a fomentar este deporte en esta zona que es, a su juicio, la mejor de Europa para volar en invierno por su climatología. Ahora regenta un centro para atender a los turistas del aire. En su mayoría, son extranjeros que ya tienen experiencia y que quieren volar por la Sierra de Lijar, donde existen cuatro zonas de despegue y dos habilitadas para el aterrizaje. Aunque esta afición se relaciones con gente joven y atrevida, Ganter señala que hay de todo, también gente más madura que tiene dinero y tiempo para dedicarse a sus aficiones. Para los usuarios que quieren empezar hay otras alternativas como el vuelo en tándem, con un precio en torno a los 80 / 90 euros.

Vuelo en la Sierra. Foto: GanterFly.

Vuelo en la Sierra. Foto: GanterFly. 

Una vez con los pies en la tierra, el viajero puede centrarse y descubrir el patrimonio natural y cultural de este municipio y de toda la zona conocida como los Pueblos Blancos de Cádiz. Sin salir de Algodonales, uno de sus principales reclamos es la Iglesia de Santa Ana, del siglo XVIII. Y, muy cerca, la Sierra de Grazalema, reserva de la Biosfera; el municipio de Arcos de la Frontera o Alcalá del Valle y Setenil de las Bodegas, que se caracterizan por la insólita disposición de sus casas, excavadas en la montaña, siguiendo el cauce del río. También muy cerca pero ya en la provincia de Málaga, Ronda, con su espectacular Tajo, su casco entramado de callejuelas y, para contentar al estómago, la cocina serrana.

Pirineos

En los Pirineos, en concreto, en el municipio oscense de Castejón de Sos, se encuentra una Escuela de parapente con 30 años de experiencia. Cada año, especialmente durante los meses de verano, llegan a sus instalaciones diferentes tipos de usuarios, desde familias en busca de una primera experiencia a expertos, explica a Efetur el responsable de la escuela, Mariano Uceda.

Vuelos biplaza en los Pirineos. Foto: cedida por Parapente Pirineos.

Vuelos biplaza en los Pirineos. Foto: cedida por Parapente Pirineos.

En este tiempo, explica, el parapente ha pasado de ser una actividad muy “vocacional” a ocio “para todos los públicos”. Ofrecen cursos dirigidos a principiantes o expertos, pero también hay quien solo quiere probar. Así, por sólo 45 euros, se puede hacer surcar el cielo en un biplaza a 300 metros de altura con un acompañante durante unos diez minutos, “suficiente para saber qué es volar”, apunta. Sin embargo, entre los más demandados, el vuelo de despegue Liri, en el que el usuario sobrevuela la zona a 1.400 metros de altitud, una experiencia que dura una media hora y que cuesta 80 euros. Uceda asegura que estos vuelos se han convertido en una moda para regalar, para parejas en ocasiones especiales o para celebraciones como despedidas de soltero.

Pero esta zona del Pirineo oscense esconde muchos más atractivos para completar la escapada o para los acompañantes de los adictos al aire. “Aquí se puede practicar cualquier tipo de actividad en la naturaleza“, asevera. Kayak, barranquismo, rutas a caballo,en bicicleta, senderismo e incluso montañismo de primer nivel, pues el Aneto -uno de los picos más altos de España- se encuentra bastante cerca.

Pero llegar a esta comarca, a la Ribagorza, es contar con un abanico de opciones de ocio muy amplia, aparte de las que ofrece el entorno natural. Se puede hacer una ruta por los numerosos vestigios de castillos y torres que se encuentran diseminados por la zona o adentrarse en las manifestaciones del románico en ermitas, iglesias e incluso una catedral, la de San Vicente de Roda. Y ya en la mesa, el viajero podrá degustar la rotundidad de una cocina real, con los productos de la tierra – embutidos, quesos, miel y la exquisita trufa- como protagonistas.

El deporte está muy presente en toda la oferta de actividades de la zona, donde también es posible sumergirse en el agua del Mediterráneo para practicar submarinismo, pescar en alta mar o hacer esquí acuático. Ya fuera del agua, se puede practicar, karting, tenis o equitación.

Lugares únicos para visitar desde el cielo, sin dejar de disfrutar de los placeres terrenales.

(No Ratings Yet)
Loading...
Etiquetado con:
Publicado en: Viajero

Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos

Servicios