CANARIAS TURISMO

Viera y Clavijo: La luz canaria de la Ilustración regresa a la Corte

Una exposición pretende hacer justicia fuera de su tierra al legado del literato, historiador y naturalista canario, coetáneo de figuras de la talla intelectual de Jovellanos, Campomanes o Cavanilles. La muestra ha abierto sus puertas en la Biblioteca Nacional.

El ministro de Cultura, José Guirao (c), y el presidente de Canarias, Fernando Clavijo (3i), junto a otras autoridades, inauguran en la Biblioteca Nacional la exposición "Viera y Clavijo, De isla en continente", dedicada al escritor y naturalista tinerfeño, uno de los grandes exponentes de la Ilustración en España. EFE/ J.P.Gandul

Dos siglos después de haber vuelto a las islas sin ver cumplidos en la Corte sus sueños de adelantado a su época, José de Viera y Clavijo regresa con honores a la Biblioteca Nacional para recibir el reconocimiento que le faltó en vida: el de una de las grandes voces de la Ilustración española, su luz canaria.

El ministro de Cultura, José Guirao, y el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, han inaugurado este jueves en la gran casa de las letras españolas “Viera y Clavijo. De isla en continente”, la exposición que pretende hacer justicia fuera de su tierra al legado del literato, historiador y naturalista canario, coetáneo de figuras de la talla intelectual de Jovellanos, Campomanes o Cavanilles.

La figura de escritor se recuerda en su tierra cada año en el Día de las Letras Canarias, que se conmemora en el aniversario de su muerte (21 de febrero), pero ha tenido mucha menor proyección en el resto de España, en una suerte de prolongación de lo que fue su vida, cuando en el mejor momento intelectual y científico se vio obligado a aceptar un cargo eclesiástico en Gran Canaria al no poner seguir pagando su estancia, ni su producción literaria, en Madrid.

Tras haberse formado en Flandes, Francia, Italia y Alemania con grandes de la ciencia europea y haberse convertido en un nombre reconocido en la Real Academia Española (RAE) y en la Academia de la Historia, el 27 de septiembre de 1784 se embarcó con amargura rumbo a Canarias convencido de que el destino le había reservado convertirse “en orangután”, según escribió en una de sus cartas.

Muestra y ciclo de conferencias

La exposición que el Ministerio de Cultura y el Gobierno canario presentan ahora en la Biblioteca Nacional, acompañada con un ciclo de seis conferencias, muestran lo equivocado que estaba en ese augurio, para enseñar al que no le conociera la herencia de una de las luces de la Ilustración: el trabajo de todo un erudito en historia, literatura, botánica, zoología, física y climatología, con un discurso que hasta se anticipó al movimiento ecologista.

“La de Viera y Clavijo es la primera mirada racionalista que intenta comprender Canarias en términos científicos y que procura insertarla, desde la óptica ilustrada, en el contexto de España y Europa”, ha destacado el presidente del Gobierno canario al término del acto inaugural de la muestra, en declaraciones a la prensa.

Clavijo ha subrayado que, “desgraciadamente, los centros culturales no suelen ser permeables a la información y a los valores que proceden de la periferia”, lo que lleva a fijar “cánones que excluyen nombres y obras, casi siempre, fruto de la ignorancia”. Por ello ha celebrado especialmente esta iniciativa sobre el gran nombre de las Letras Canarias, su mayor figura, en la que también se han implicado la RAE, que premió dos veces en vida su obra.

 

El visitante que estos días recorra la exposición de la Biblioteca Nacional no solo va a descubrir quién era esa voz canaria que desafió supercherías y falsas creencias y que contribuyó, entre otras cosas, a que la historia en España se escribiera a partir de entonces de otra manera, sin dar nada por hecho, con espíritu crítico y fidelidad a las fuentes, preferentemente directas. También podrá contemplar primeras ediciones y hasta borradores manuscritos, de su puño y letra, de sus más grandes obras, por encima de todas ellas la monumental “Historia de Canarias”.

O curiosear entre sus manuscritos, desde el original de su novela picaresca “Vida del Noticioso Jorge Sargo” (escrita con 14 años), hasta sus estudios sobre la botánica y la fauna de las islas, fenómenos naturales puntuales (como una aurora boreal que se vio en La Laguna el 18 de enero de 1870), sus relatos de viaje o sus cartas con otros ilustrados de la época, como Antonio José Cavanilles.

Y también echar un vistazo al manuscrito de sus memorias, su autobiografía, donde escribe sobre sí mismo cosas como esta: “Se iba presentando a su razón otro nuevo mundo científico, y a su espíritu otros inmensos horizontes. Así fueron estas como las primeras semillas de cultura y de literatura sensata (…) las que le hicieron vivir en el Siglo de las Luces en que muchos no viven”.

La exposición, que cuenta con material de varios centros culturales canarios que se exhibe por primera vez en Madrid, puede visitarse en la Sala Hispóstila de la BNE hasta el 5 de mayo.

(No Ratings Yet)
Loading...
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Sin categoría

Servicios

imagen_master

imagen_master