TURISMO DE LUJO

Las tendencias vacacionales de los viajeros de lujo

El gasto medio anual del viajero de lujo oscila entre los 3.400 euros y los 6.200 euros, Nueva York y Barcelona son sus destinos estrella y es un segmento muy concienciado con el medio ambiente.

  • <p>Hotel Sha Wellness Clinic. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens</p>

    Hotel Sha Wellness Clinic. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens

  • <p>La Bobadilla, A Royal Hideaway Hotel. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens</p>

    La Bobadilla, A Royal Hideaway Hotel. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens

  • <p>Gran Hotel Son Net. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens</p>

    Gran Hotel Son Net. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens

  • <p>Habitación del Iberostar Grand Portals Nous.  Foto: Cedida por Condé Nast Johansens</p>

    Habitación del Iberostar Grand Portals Nous. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens

  • <p>Habitación del hotel Cas Gasi. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens</p>

    Habitación del hotel Cas Gasi. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens

<p>Hotel Sha Wellness Clinic. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens</p>
La Bobadilla, A Royal Hideaway Hotel. Foto: Cedida por Condé Nast JohansensGran Hotel Son Net. Foto: Cedida por Condé Nast JohansensHabitación del Iberostar Grand Portals Nous. Foto: Cedida por Condé Nast JohansensHabitación del hotel Cas Gasi. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens

Estas son algunas de las conclusiones de un estudio sobre los hábitos vacacionales del viajero de lujo, elaborado por Condé Nast Johansens.

“El análisis Los Hábitos Vacacionales de los Viajeros de Lujo nos ha permitido hacernos una idea de las preferencias que tienen este tipo de viajeros durante sus escapadas”. Así lo explica, en una entrevista con Efetur, la directora general de la guía de destinos y hoteles de lujo Condé Nast Johansens -encargada del estudio-, Charlotte Evans, quien asegura que el concepto del lujo es “algo muy subjetivo” por lo que es “importante” conocer las tendencias predominantes entre este tipo de turistas.

Un nicho viajero, dice, para el que España está “muy preparada” ya que, a su juicio, dispone de “todo lo necesario” para ofrecer unas vacaciones de lujo “perfectas”: clima, playas, cultura, naturaleza, infraestructuras, centros de bienestar, hoteles de lujo líderes en su sector… “Es muy importante para la reputación de España mantener estos estándares de calidad y competir con los destinos emergentes que ofrecen muy buena calidad-precio”, opina.

¿Cómo viajan los turistas de lujo?

Entre las conclusiones del análisis, elaborado en base a las opiniones de más de 700 usuarios de 60 países, destaca el desembolso medio anual de este tipo de viajero en transporte, alojamiento y actividades en el destino, cuya inversión oscila entre los 3.400 y los 6.200 euros. Esta cifra, explica Evans, supone “más de un 500% del gasto medio anual del viajero convencional -1.072 euros-“.

El 83% de los viajeros invierte este dinero en disfrutar de entre una y cuatro escapadas de lujo al año -de larga estancia, de menor duración y salidas de fin de semana-. Viajes que se realizan, en su mayoría, en verano (40%) y otoño (26%).

Los destinos estrella

A la cabeza de la clasificaciónde los destinos mundiales más solicitados por el turista de lujo se encuentran, según apunta Evans, “Nueva York y Barcelona”. Tras ellas, dice, otras ciudades europeas como Roma, Venecia, Florencia, París, Ámsterdam, Viena, Dublín o Copenhague.

Preguntada por los destinos españoles estrella para disfrutar de una escapada lujo, la experta asegura que es Barcelona junto a Baleares y Canarias, destinos todos ellos que registran “niveles muy altos de calidad”.

Las escapadas urbanas (66%) y en la costa (48%) son, además, las preferidas para unas vacaciones de este tipo.

Recepción del hotel Bohemia Suites & Spa de Gran Canaria. Foto: Cedida por Condé Nast JohansensRecepción del hotel Bohemia Suites & Spa de Gran Canaria. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens

El tipo de alojamiento

Pero, ¿qué tipo de alojamiento demanda el viajero de lujo? Según explica Evans, la mayoría sigue decantándose por un hotel de lujo. “Muy importante” es,  además, el tipo de habitación: el 45% declara reservar la máxima categoría disponible, seguido de la habitación básica (28%) y la suite (24%).

Datos “algo dispares” porque, dice Evans, “el lujo es muy diferente para cada tipo de persona: por ejemplo, hay un segmento que prefiere hoteles urbanos de lujo, y otro que se decanta por alojamientos independientes, pequeños, con encanto, y ubicados en la naturaleza”, asegura.

Además de las habitaciones, el estudio pone de manifiesto que el viajero de lujo valora la calidad de un hotel en función del servicio, el restaurante, el diseño, el mantenimiento, el spa, los galardones recibidos, o las instalaciones deportivas. También la cama, el cuarto de baño, el tamaño de la habitación, las vistas, las toallas, o la ubicación del dormitorio dentro del hotel “son cuestiones fundamentales” para estos viajeros.

De los turistas a los que no les gusta alojarse en un hotel durante sus lujosas vacaciones, el 52% prefiere alquilar un apartamento, el 48% una casa de campo, y el 41% una villa.

Los desplazamientos

Mientras que la mayor parte del presupuesto se destina al alojamiento, los viajeros de lujo, explica Evans, “prefieren ahorrar en el tipo de billete de avión”. De hecho, prosigue, el 57% declara viajar en clase turista, el 37% en clase turista superior, el 26% en clase business, el 5% en primera clase y solo el 1% lo hace en jet privado.

Ya en el destino, el medio de transporte preferido para llegar al hotel es el servicio de transporte ofrecido por el mismo (69%), un servicio privado puerta a puerta (28%), y un servicio de helicóptero (7%).

Hotel Duquesa de Cardona. Foto: Cedida por Condé Nast JohansensHotel Duquesa de Cardona. Foto: Cedida por Condé Nast Johansens

Otras curiosidades

Otras conclusiones del estudio revelan que, a la hora de reservar alojamiento, los viajeros de lujo prefieren hacerlo online, vía email y por teléfono, en ese orden. Además, durante la planificación del viaje, el 91% asegura que visita páginas web de viajes para inspirarse, mientras que el 85% se fija en las reseñas de otros viajeros, y el 83% en artículos en revistas.

Por otro lado, el estudio muestra que el 45% desea realiza su viaje en familia frente al 40% que prefiere hacerlo en pareja; que para el 23% es importante que sus vacaciones les permita disfrutar de actividades al aire libre.

Además, el 19% exige que el establecimiento hotelero cuente con spa, centro de bienestar y clases de yoga. La oferta deportiva es importante para el 10% de los usuarios, y el 7% considera clave que se trate de destinos pet-friendly para poder viajar con sus mascotas.

Según explica la experta, el estudio demuestra que, a la hora de planificar la escapada, el viajero de lujo es “especialmente exigente con la oferta gastronómica y vinícola y con la buena localización”. El número de estrellas del hotel y los galardones que haya conseguido; así como la reputación del mismo son otros de los elementos a tener en cuenta.

En cuanto al perfil de este tipo de viajero, la experta asegura que “son en su mayoría mujeres” aunque se observa cómo crece el porcentaje de hombres que disfruta de este concepto de viaje. “Además, aunque los clientes son, sobre todo, jubilados, destacan cada vez más las familias con hijos y los llamados millennials”, puntualiza.

Gran Hotel Atlantis Bahía Real. Foto: Roger Méndez/ Cedida por Conde Nast Johansens

Gran Hotel Atlantis Bahía Real. Foto: Roger Méndez/ Cedida por Conde Nast Johansens

Concienciados con el medio ambiente

Por último, Evans señala la importancia que tiene para el viajero de lujo “decantarse por destinos que son respetuosos con el medioambiente y que ponen medios para frenar su impacto medio ambiental”. En este sentido, el 74% de los encuestados asegura sentirse mejor si el hotel declara hacer todo lo que puede para reducir sus emisiones de carbono.

Para los encuestados, un hotel sostenible con el medioambiente debería evitar el uso de toallas innecesarias, reciclar, contar con sensores de luz y otros sistemas de ahorro de energía, cultivar sus propios alimentos, o contratar empleados locales, entre otras prácticas.

“Los viajeros de lujo están cada vez más concienciados con el medio ambiente, es algo claro y evidente. Si el viajero tiene que elegir entre dos hoteles con las mismas prestaciones y la misma localización, siempre optará por aquellos que desarrollen prácticas sostenibles “, concluye Evans.

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Sector

SERVICIOS