TURISMO CARCELARIO

Turismo carcelario: un día entre rejas

¿Imaginas sentirte como Al Capone en Alcatraz? Es posible con esta ruta de turismo carcelario que permite a los viajeros ávidos de experiencias descubrir todo aquello que se esconde tras los muros de algunas de las prisiones más famosas del mundo.

Alambres de una prisión. Foto: Pexels

Las historias que encierran los centros penitenciarios más famosos del mundo y la vida de aquellos reclusos que los habitaron son dos de los alicientes que han llevado a transformar estos complejos en destinos turísticos de moda. Recorremos, de la mano de Musement, cárceles con historia que plantean a los viajeros disfrutar de una jornada entre rejas. Ellos, por suerte, recuperarán su libertad tras la visita.

Alcatraz -San Francisco-

Entre las prisiones más visitadas por los turistas está la de Alcatraz, en San Francisco, en cuyos muros estuvo recluido Al Capone, el gánster más famoso del siglo XX; o Machine Gun Kelly, que fue uno de los ladrones más buscados de California.

Durante los casi 30 años en los que estuvo en uso esta prisión de máxima seguridad, los intentos de fuga fueron constantes. Pese a ello, de los 14 casos solo uno tuvo éxito: el perpetrado por los criminales Frank Morris, John Anglin y Clarence Anglin, que más tarde sería llevado al cine con la película Fuga de Alcatraz -protagonizada por Clint Eastwood-.

Los interesados en adentrarse en esta cárcel pueden coger un ferry en el muelle número 33 del embarcadero de Fisherman’s Wharf que en 15 minutos les dejará en la isla de Alcatraz. Después, un viaje a la aventura a través de un paseo por las celdas, el comedor, la biblioteca, el patio o la sala de castigo por la que pasaron algunos de los criminales más peligrosos del mundo.

Vista general de la Isla Alcatraz, en San Francisco, California (EE.UU.). Foto: EFE/Peter Maiden

Vista general de la Isla Alcatraz, en San Francisco, California (EE.UU.). Foto: EFE/Peter Maiden

Turismo carcelario en La Conciergerie -París-

En la Isla de la Citè, en el corazón de París y abrazada por el río Sena, se encuentra La Conciergerie, la que fue la residencia oficial de los reyes de Francia desde el siglo X hasta el siglo XIV. En 1392, este palacio fue abandonado por Carlos V y convertido posteriormente en uno de los centros penitenciarios “más temibles del país” ya que fueron muy pocos los presos que lograron salir en libertad tras su paso por esta prisión. Su reclusa más famosa fue María Antonieta, encarcelada aquí en 1793 y guillotinada el 16 de octubre de ese mismo año.

Durante el recorrido, los visitantes pueden conocer la historia que se esconde tras los muros de este recinto, así como las condiciones en las que vivían los reclusos pobres, que dormían en el suelo, y los más adinerados, que poseían camas y mobiliario de lujo.

Imagen de La Conciergerie (París, Francia). Foto: C. Rose, CMN, ParisImagen de La Conciergerie (París, Francia). Foto: C. Rose, CMN, París

Prisión de Pentridge -Victoria, Australia-

En Australia resulta interesante acercarse a la prisión de Pentridge, que estuvo 146 años en activo -desde 1851 hasta 1997-, lo que la convierte en una de las más relevantes del país.

Entre sus rejas estuvieron recluidos criminales como Chopper Reed, que afirmó haber participado en 19 homicidios; el asesino en serie Peter Dupas; Julian Knight, autor de la masacre de Hoddle Street; o Ronald Ryan, el último preso ejecutado en el país.

En este centro penitenciario también se descubrieron los restos enterrados de uno de los bandidos más famosos de Australia: Ned Kelly, ladrón y asesino de policías que murió en la horca. Ahora, una ruta turística de dos horas invita a recorrer las distintas estancias de la prisión y a disfrutar de una original experiencia entre rejas.

Prisión de Pentridge (Victoria, Australia). Foto: Cedida por Musement

Prisión de Pentridge (Victoria, Australia). Foto: Cedida por Musement

Château de If (Marsella, Francia).

De nuevo en Francia, proponemos visitar el Château de If, en el que se encarceló entre 1580 y 1871 a todos los opositores del régimen del país, en particular a protestantes y republicanos. Entre los prisioneros más famosos de este castillo ubicado en una pequeña isla de Marsella se encuentra José Custodio Faria, que inspiró al novelista Alejandro Dumas en su obra El Conde de Montecristo.

La visita, que ofrece unas impresionantes vistas a los alrededores, constituye la ocasión perfecta para recorrer una fortaleza del siglo XVI y disfrutar de un singular viaje en el tiempo.

Chateau de If (Marsella, Francia). Foto: P.Berthé CMN

Château de If (Marsella, Francia). Foto: P.Berthé CMN

Penitenciaría Oriental del Estado de Filadelfia -EEUU-

Interesante resulta también adentrarse en la histórica Penitenciaría Oriental del Estado de Filadelfia, que se ha convertido en una atracción invadida por turistas que husmean entre sus ruinas para descubrir rincones como la celda de Al Capone, que probó aquí por primera vez el sabor del cautiverio.

El arquitecto John Haviland planteó un castillo amurallado de estilo neogótico formado originalmente por siete galerías arqueadas -con 450 celdas- y dispuestas como los radios de una rueda, que convergían en una torre central de vigilancia. Las celdas de castigo y el corredor de la muerte, que acogieron a 85.000 reclusos, cerraron en 1971. Desde 1994, este complejo es un museo que recibe a cerca de 330.000 visitantes al año y que permite a los turistas inspeccionar las galerías equipados de audioguías.

Fachada de la Penitenciaría de Filadelfia (EE.UU.). Foto: EFE/ Pedro AlonsoFachada de la Penitenciaría de Filadelfia (EEUU) Efe/ Pedro Alonso

Prisión de alta seguridad S-21 -Camboya-

Y terminamos esta ruta carcelaria en Camboya, en la prisión de alta seguridad S-21, que previamente había sido una escuela de secundaria. Ahora, este rincón hace las veces de museo, con el objetivo de recordar la trágica historia del país vivida durante la etapa de los Jemeres Rojos, la organización guerrillera camboyana.

Según apuntan desde Musement, “miles de camboyanos fueron torturados” en esta prisión, en la que hoy en día se reconstruye la historia de las víctimas a través de sus fotografías y se pueden ver los instrumentos de tortura que se utilizaron para extraer información a los detenidos.

Estudiantes camboyanos visitan el museo del genocidio Tuol Sleng (prisión S-21), en Phnom Penh (Camboya). Foto: EFE/Mak RemissaEstudiantes camboyanos visitan el museo del genocidio Tuol Sleng (prisión S-21), en Phnom Penh (Camboya). Foto: Efe/Mak Remissa

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Etiquetado con: ,
Publicado en: El mundo

Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos

SERVICIOS