OCIO

Planes para despedir julio con mucho gusto

Un menú a cargo de algunas de las manos más expertas de Castilla-La Mancha. Un espectáculo de sabores y arte en el Palacio de Neptuno en Madrid.  O las tradiciones de Soria o la cocina más tradicional de Gandía, cocinada a fuego lento. Si no sabes cómo terminar julio, “escucha” a tu paladar.

Uno de los platos en artívoros. Foto: cedida por Mahou.

La excelencia castellano-manchega

Fuera de Madrid hay vida y “fogones”. En esta expansión y descentralización de la cocina de autor, dos de los restaurantes con más proyección e interés en la actualidad se encuentran en Castilla-La Mancha. Se trata del de Molino de Alcuneza, en Guadalajara, y Trivio, en Cuenca, ambos reconocidos con una estrella Michelin. Sus chefs, Samuel Moreno y Jesús Segura, unirán toda su fuerza creativa en un ‘a cuatro manos”. Este viernes es el partido de ida.

Molino De Alcuneza -espeto de sardina con salmorejo de remolacha. Foto: Cedida /David Maldonado.Molino De Alcuneza -espeto de sardina con salmorejo de remolacha. Foto: Cedida /David Maldonado.
Será en el hotel-restaurante Relais & Châteaux Molino de Alcuneza y el menú degustación, a un precio de 75 euros por persona, estará compuesto por seis aperitivos, cuatro pases y dos postres.
No faltarán sus clásicos, como los Recuerdos de la infancia (de Samuel) y croqueta, polvorón de escabeche y cecina de ciervo koji (de Javier). Y se servirán espeto de sardinas con tomillo limonero y salmorejo de remolacha, fideuá a la manera de Molino de Alcuneza, de cerdo y alcachofas con carabineros; corvina con cremoso de apionabo y caldo de congrio.

Arte, cerveza y una experiencia 360

Algunos de los clásicos de la cocina del chef Paco Roncero -dos estrellas Michelin- como su particular huerto o el rodaballo a la mantequilla negra se servirán hasta el domingo en el Palacio Neptuno en una propuesta “artívoros”, que marida con cerveza, tecnología y arte. Se trata de un menú degustación (por 40 euros)  de cinco platos, maridado con cervezas, pensado para “disfrutar y estar a gusto”, y en el que el aderezo -“la sal y la pimienta”- son los audiovisuales y los olores que acompañan la experiencia del comensal.

No hay que olvidar otro elemento clave para esta degustación, que es la compañía, por lo que se han dispuestos mesas grandes para compartir y poder comentar la experiencia con otros comensales, por lo que una premisa es mantener todos los sentidos y la mente abierta.
El comensal se sienta sobre en un larga mesa, que al igual que las paredes forradas de plástico, lucen un blanco impoluto.
Sin embargo, en cada pase de esta experiencia “artívora”, la instalación audiovisual convierte este blanco en un mantel y una decoración alusivas a cada plato, un “vestido” que se acompaña con la música que pincha un Dj en directo y con ambientación olfativa.

El huerto de Paco Roncero. Foto: LRS.

El huerto de Paco Roncero. Foto: LRS.

El comienzo de esta iniciativa, que se realiza en colaboración con Mahou, es uno de sus clásicos de Roncero: 48 metros de huerto dispuesto sobre unas cajas de madera que son “lo único que no se come” y que presenta una colorida variedad de vegetales que se pueden utilizar para “mojar” la “tierra de cultivo”, creada con tres diferentes salsas y pan de especias.
El segundo pase es un ramen de panceta ibérica que requiere la participación del comensal, pues debe ser él quien se haga su fideo con una emulsión de aceite oliva y que convierte toda la sala en un moderno restaurante japonés.
Tras el paso verde y el “japo”, llega el turno del mar, con la receta del rodaballo a la mantequilla negra, y finalmente se da paso a la tradición de la cocina con el jarrete de ternera confitado a larga temperatura: a 63 grados durante 36 horas.
Hay que dejar espacio al postre, cuando el comensal se convierte en niño ya que puede colorear su pieza de chocolate gracias a la mezcla de cuatro salsas de diferentes colores en su propio plato.

Una fideua en Gandía

Quienes quieran una escapada gastro fuera de la ciudad, proponemos Gandía. Allí se encuentra la “Gastrocasa”. Se trata de un negocio familiar reconvertido en hotel con encanto solo para adultos a 700 metros de la orilla del mar y rodeada de un entorno natural como es La Marjal de Gandia.
Entre su oferta de actividades, una escapada para aprender a cocinar una fideuá, con un taller de cocina autóctona de la zona.

A la “España del interior”: Soria y sus torreznos

Este fin de semana terminan las jornadas diseñadas por la Agrupación Soriana de Hostelería y Turismo con la coordinación de la Marca de Garantía Torrezno de Soria. Los cocineros de 27 establecimientos de Soria (cuatro de ellos de la provincia) sorprenderán al público con una tapa creada para la ocasión con esta delicia culinaria extraída de la ventresca del cerdo.

Los establecimientos participantes -dos más que el pasado año- esperaban superar las 23.500 tapas servidas durante la primera edición, en la que los torreznos se exhibieron en las barras de los bares con diferentes formas y texturas, desde deconstruidos hasta en helado, y acompañados por trufa, marisco o cualquier otro producto imaginado por los restauradores.

 

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Publicado en: Gastronomía

Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos

Servicios