CÓRDOBA

Córdoba vuelve en otoño con su festival de arte floral

Córdoba acoge hasta el próximo 28 de octubre la segunda edición del festival de arte floral Flora, que invita a contemplar distintas creaciones vegetales en los patios que se reparten por la ciudad.

Montaje de la obra del artista japonés, Hideyuki Niwa que participa en el Festival Internacional de las Flores "Flora". Foto: EFE /Rafa Alcaide

Y no es la única desde que el año pasado arrancó en la ciudad el festival Flora que podría ser incluso su némesis, ya que si los patios son aroma de primavera, fiesta y colorido, este certamen tiene aroma a tierra mojada, flor otoñal y asombro contemplativo.

Flora nació por el impulso de un empresario chino, Jiam Ping Fu, que dijo haber soñado un festival de arte floral en los patios que entregara los premios económicos más altos, un evento que cayó como un regalo en el otoño cordobés.

Córdoba acoge la II edición de Flora

La segunda edición, que se celebra hasta el 28 de octubre, se esperaba como agua de mayo en la ciudad y llegó con un formato algo más reducido pero de igual espectacularidad.

La lluvia, que tanto bien hace a algunas flores y campos, fue bienvenida en algunos patios y mal recibida en otros, puesto que no hay que olvidar que Flora es un concurso que otorga un primer premio dotado en 30.000 euros y un segundo premio de 10.000, un gran reconocimiento económico, a pesar de que se ha reducido de manera notable respecto a la primera edición, que entregó 120.000 euros.

Entre el jurado está este año la ganadora de 2017, Natasha Lisitsa, así como el director del Centro Andaluz de Fotografía, Rafael Doctor, y el director del Garden Museum de Londres, Christopher Woodward.

Los seis patios participantes en el concurso se han llenado de curiosos. Curiosos como los que poco después visitaban el patio de la Posada del Potro, donde hay dos estructuras circulares de colores rojo y veteadas por flores en tonos amarillos y verdes llamada El impulso de la pasión, ideada por el japonés Hideyuki Niwa, que le ha impregnado espíritu zen a un emplazamiento que es la casa del flamenco en Córdoba.

Otra estructura, también circular, es la que ha creado Carly Rogers en el patio del Museo Arqueológico. Se llama Capricho y es como un jardín británico plegado sobre sí mismo y convertido en una gran bola de plantas, flores, maleza y vida, rodeada, a su vez, por las estatuas y mosaicos romanos que decoran el patio del museo y que datan, en su mayoría del siglo I.

"Duende", instalación en el patio de la Posada del Potro de Córdoba. Foto: EFE/Rafa Alcaide

Imagen de archivo de una obra en un patio de Córdoba. Foto: EFE/Rafa Alcaide

Un poco más hacia el centro de la ciudad está Los niños del parque, la obra de Mark Colle en el patio de La Escuela de Artes Mateo Inurria y que constituye, tal y como explica a Efe el autor, una reflexión sobre la infancia en estos tiempos, en “los que los padres le dan a los niños un iPad para que esté en silencio”.

Otras obras

También en tonos chillones amarillos y con un hilo musical propio está la obra Ahí viene el sol, de Natalia Zhizhko, ubicada en el patio del Reloj de Sol de la Diputación de Córdoba, y en la que suena ininterrumpidamente la canción Here Comes The Sun de los Beatles, como fondo para una instalación que reflexiona sobre el tiempo y que usa elementos elásticos, acuáticos -pompas de jabón- y flores como orquídeas y claveles.

Los tonos otoñales, por el contrario, protagonizan Perseida, de Lola Guerrera, que cuenta la historia de un meteorito vegetal caído en el corazón de un patio, en este caso el central del Palacio de Orive, y que mezcla botánica y ciencia ficción.

Aunque el futurismo más palpable quizá sea el de Fluido, del artista chino Sherlovell Yu, una instalación levantada sobre una fuente de un patio del Palacio de Viana que mezcla metal, plástico, agua y flores en tonos rojos.

El autor explicó que el uso del rojo responde a que en su país simboliza aspectos positivos y energéticos, y que las flores representan, por un lado, la energía del sol en contraposición con la del agua, y ambos elementos están por encima y por debajo de una estructura de plástico y metal que simboliza lo que es malo para la naturaleza.

Yu defiende el arte público que invite a la reflexión y cree que el otoño es la época más reflexiva del año, una estación de cambio, con colores ocres y tranquilos, lejos del ruido primaveral.

Ruido turístico hay, no obstante, en todas y cada una de las instalaciones de un festival que superó las 300.000 visitas en 2017 y que espera que este año sea la consagración de esta flor de otoño cordobesa llamada Flora.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Etiquetado con: , ,
Publicado en: España

Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos

SERVICIOS