ECONOMÍA COLABORATIVA

Economía colaborativa: hoy por ti, mañana por mí

Ha venido para quedarse porque permite que el ciudadano intercambie sus bienes y servicios con la consiguiente ventaja económica. Se le conoce como ‘economía colaborativa’, una intrusa no ausente de polémica que ha creado un nueva forma de viajar y que ha pasado por Fitur para poner en valor todo su potencial.

Mesa redonda en Fitur 2016 sobre 'economía colaborativa'. Foto. EFETUR

Los datos hablan por sí solos: el 53% de los españoles estaría dispuesto a compartir o alquilar bienes en un contexto de consumo colaborativo; España es el quinto país de la Unión Europea con mayor potencial de crecimiento en esta materia; y se estima que las iniciativas de consumo de este sistema atraigan a más de la mitad de los españoles, según la consultora Nielsen.

Ante este panorama, no es de extrañar que muchos se pregunten qué es exactamente este fenómeno que ha revolucionado la oferta turística mundial con propuestas como compartir una habitación en tu propia casa o una plaza en tu propio coche. Iniciativas que ganan posiciones frente a las tradicionales alternativas viajeras y que, gracias a distintas plataformas que facilitan el intercambio, hacen que al turista le cueste menos descubrir el mundo.

La economía colaborativa, a debate

De este fenómeno se ha hablado en la sección de Fitur Emprende, en el marco de Fitur 2016, a través de la mesa redonda “Las start-ups y la llamada ‘economía colaborativa’” que ha contado con la presencia de distintos expertos en la materia. Uno de ellos ha sido el director Territorial de BlaBlaCar para España y Portugal, Jaime Rodríguez de Santiago-Concha, que ha hablado con Efetur sobre su participación en lo que considera “una oportunidad de reflexionar sobre cómo las nuevas tendencias de consumo van a transformar el turismo, al permitir responder de una forma muchísimo más personalizada a las necesidades del turista”.

El experto de esta empresa, que ya suma 25 millones de usuarios en todo el mundo y que conecta a conductores con plazas disponibles con pasajeros que quieren hacer el mismo viaje, considera que “la economía colaborativa ha venido para quedarse”. Algunas obras de economistas como Jeremy Rifkin, dice, hablan de “la sociedad de coste marginal cero” y es que que los paradigmas sociales y económicos “están cambiando hacia una filosofía más abierta y joven, dispuesta a optar por unos nuevos hábitos de consumo responsables”.

Y el consumo colaborativo es, precisamente, “parte de la respuesta que la humanidad va a dar al mayor reto de su historia: su propia sostenibilidad”. Porque se trata de un fenómeno con el que, según Rodríguez de Santiago-Concha, se consigue un uso más eficiente de los recursos, lo que se traduce en menos costes y más respeto por la naturaleza.

Más puntos de vista

También ha participado en la mesa el responsable de Asuntos Públicos de Airbnb en España y Portugal, Ángel Mesado, que coincide en señalar que la economía colaborativa es un “movimiento socieconómico que ayuda a que las personas puedan utilizar, con mayor eficiencia, los recursos de los que disponen gracias a la tecnología”. Más concretamente, esta compañía, un mercado comunitario de alquiler de alojamientos de anfitriones de más de 190 países, ha contribuido, según dice, a que cada vez sea más gente la que viaja, sumergiéndose en la cultura del destino y aportando a la economía local.

Rincón romántico en Creta. AIRBNB.

Rincón romántico en Creta. AIRBNB

Así, apunta, el hecho más diferenciador de Airbnb, que a cierre de 2015 acumulaba dos millones de personas alojadas en España, es que se trata de un fenómeno “protagonizado y liderado por personas”. Además, explica, la plataforma ha creado “conexiones entre viajeros y vecinos ya que la mayoría de los anuncios se encuentran fuera de las áreas más concurridas y dirigen a los visitantes a barrios con menos presión turística”.

La compañía asume algunos retos de cara al futuro. El principal, que este año se produzca el reconocimiento del ‘home sharing’, es decir, que se regule la economía colaborativa de manera que se adapte a los ciudadanos particulares. “Airbnb cree necesaria la creación de una regulación justa, que entienda que se trata de una actividad que realizan ciudadanos para ciudadanos, y no profesionales”, concluye.

Por su parte, la experta en economía colaborativa, Mónica Figuerola, también presente en el acto, considera que “se deben reconocer” los efectos positivos que este fenómeno provoca en la industria turística: mayor flexibilidad y variedad en la oferta, posible reducción de precio en los establecimientos turísticos tradicionales o externalidades positivas en otros sectores -restauración, comercio…-.

Sin embargo, señala, también hay que reconocer las posibles externalidades negativas como el alto índice de economía sumergida y dificultad en el control de la actividad, la posible pérdida de imagen y competitividad del destino o desajustes urbanísticos, entre otras.

Ante este panorama, se hace necesaria, explica, una “nueva ordenación” de los servicios de alojamiento turístico en viviendas de alquiler, de la mano de una acción coordinada de los diferentes niveles de la administración, presidida por una política en común con visión de Estado y de largo plazo. Y añade: “Ésta debe perseguir el objetivo estratégico de mejorar la competitividad de nuestros destinos junto con el desarrollo económico y social más adecuado y percibido como positivo para las sociedades locales”, concluye.

Nuevos actores

Con el objetivo de facilitar la búsqueda a los viajeros, nace Wonowo, el primer buscador de economía colaborativa creado con el objetivo de aglutinar las distintas opciones turísticas existentes en el mercado: transporte, alojamiento y ocio.

App Wonowo. Foto. Cedida por Wonowo

App Wonowo. Foto. Cedida por Wonowo

Sus socios-fundadores, Guillermo Contreras y Jesús Mora, han explicado a Efetur que esta herramienta “permite encontrar las mejores ofertas para viajar en tren o compartir coche sin necesidad de visitar varias webs”. La aplicación, dicen, “busca, filtra y compara” toda las alternativas existentes en el mercado para que el viajero “ahorre y viva una nueva experiencia”.

Desde ahora, los turistas ya pueden disfrutar de todas las opciones de viaje compartido: desde el tren o servicios para compartir viajes en coche, como los que ofrece BlaBlaCar o Amovens. Además, tienen la oportunidad de encontrar el mejor apartamento entre las distintas opciones disponibles -9Flats, Homeaway, Rentalia, Homeaway, WaytoStay…; así como escoger entre los planes y rutas con locales que ofrecen Trip4ral o Beetripper.

Bajo el eslogan “más que un viaje, una experiencia”, esta  empresa, que en estos momento agrupa 18 compañías, ofrece el paquete completo, explican, para disfrutar de transporte, alojamiento y propuestas en los destinos “siempre centrados en empresas de economía colaborativa”. “Somos como el Trivago o el Kayak del consumo colaborativo”, dicen, que ahora mismo centra su oferta en España pero que apuesta por una fuerte expansión en el futuro.

Una herramienta muy útil que da respuesta a todos aquellos viajeros que demandan comparar la oferta integral del mercado colaborativo, un escenario “que no se puede parar”. “Se hace necesaria una regulación y un ecosistema en el que la economía tradicional sea totalmente compatible con la oferta colaborativa”, concluyen.

(No Ratings Yet)
Loading...
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: FITUR 2016     Viajero