CITA CON EL DEPORTE

Destino a Río 2016

A unas horas de que comiencen los Juegos Olímpicos de Río, esta ciudad -y el conjunto del país- se muestran preparados para una cita deportiva que cuenta con todos los ingredientes para convertirse en un hito en la historia. Y no solo se trata de deporte.

  • <p>Encuentro de mascotas olímpicas frente al Cristo Redentor. Foto: Río 2016</p>

    Encuentro de mascotas olímpicas frente al Cristo Redentor. Foto: Río 2016

  • <p>Slalom de canoas. Foto: Divulgación Río 2016. </p>

    Slalom de canoas. Foto: Divulgación Río 2016.

  • <p>Vista de Río de Janeiro. Foto: Embratur.</p>

    Vista de Río de Janeiro. Foto: Embratur.

  • Rafa Nadal en la pasada edición del Conde de Godó. EFEAndreu Dalmau.Rafa Nadal en la pasada edición del Conde de Godó. EFEAndreu Dalmau.
  • La gente camina sobre un puente peatonal que conduce a la estación de tren Maracaná que se encuentra cruzando la calle frente al estadio Maracaná dLa gente camina sobre un puente peatonal que conduce a la estación de tren Maracaná que se encuentra cruzando la calle frente al estadio Maracaná de Río de Janeiro. En el fondo la favela de Mangueira. EPA / GERNOT HENSEL
<p>Encuentro de mascotas olímpicas frente al Cristo Redentor. Foto: Río 2016</p>
<p>Slalom de canoas. Foto: Divulgación Río 2016. </p>
<p>Vista de Río de Janeiro. Foto: Embratur.</p>
Rafa Nadal en la pasada edición del Conde de Godó. EFEAndreu Dalmau.La gente camina sobre un puente peatonal que conduce a la estación de tren Maracaná que se encuentra cruzando la calle frente al estadio Maracaná d

Las grandes cifras hablan de más de 10.000 atletas y medio millón de turistas que vivirán los Juegos de Río, los primeros que se celebran en Sudamérica en un contexto difícil.

El virus del zika se ha colado como un intruso en una fiesta que también ha estado aderezada con una crisis política y económica, en el ámbito nacional, y una sucesión de ataques terroristas en el terreno internacional.
Desde la Oficina de Turismo de Brasil se habla de un dispositivo de 85.000 profesionales -47.000 agentes de la seguridad pública y 38.000 miembros de las fuerzas armadas- que vigilarán las diferentes sedes, las regiones turísticas y los enclaves estratégicos como estaciones y aeropuertos. También están ya en Río equipos de seguridad de diferentes países que velarán por la tranquilidad del evento.
Otro escollo importante para esta cita deportiva, tanto para los deportistas como para los visitantes, es el virus del zika, que se transmite por la picadura de un mosquito o por contacto sexual, y para el que por el momento no existen vacunas, ni tratamientos específicos. Desde que en febrero de 2016 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la emergencia sanitaria internacional se han sucedido diferentes hitos e incluso se ha llegado a debatir sobre la idoneidad de posponer los Juegos. El 14 de junio, la OMS apuntó que los JJOO no suponen un riesgo adicional para la propagación del virus y todo sigue adelante, aunque hay algunos deportistas como el número uno del golf Jason Day o el campeón olímpico de salto de longitud, Greg Rutherford que han anunciado que no acudirán a la cita en Río.

Llegó el final de la cuenta atrás: al encuentro de Río

Pese a todos estos inconvenientes, Río 2016 es ya una realidad. Los Juegos Olímpicos van a suponer un revulsivo para la ciudad de Río de Janeiro, que ya “disfruta” del conocido como “legado” de los Juegos, materializado en una nueva línea de metro,  autopistas o la revitalización del puerto.
Más de seis millones de cariocas, tal y como se conoce a sus habitantes, convivirán con los turistas que podrán descubrir una ciudad que tal y como describe la guía Trotamundos de Brasil es “el mar en la montaña, la jungla urbana lindando con la selva tropical, con la playa como horizonte”.
La ciudad fue hallada por los portugueses en plena efervescencia de los descubrimientos en 1502. Prosperó gracias a la caña de azúcar y ha tenido una historia trepidante en los sucesivos siglos. En 1960, perdió su estatus como capital de Brasil, pero no sus encantos como lugar de encuentro de bohemios, de estrella de la sensualidad del carnaval, de cuna de la bossanova y de tantas otras cosas que es Río, que como definen en la citada guía, es hoy “una ciudad maravillosa, pero al borde del colapso”.

La “excusa”: el deporte

Más de 10.500 deportistas competirán por una medalla en los Juegos de Río de Janeiro, con un programa deportivo en el que destacan dos estrenos: el golf y el rugby. Se disputarán 306 pruebas de 42 deportes. Para presenciar este espectáculo hay 7,5 millones de entradas. Y se espera a grandes estrellas, como la tenista americana Serena Williams, que espera revalidar su oro en Londres, o su compatriota, la gimnasta Simone Biles, que debuta en unos Juegos Olímpicos tras cosechar 14 medallas en diferentes mundiales. Sobre la pista de atletismo, la holandesa Dafne Schippers es una firme candidata a Reina de los juegos si mantiene su pujanza. También en atletismo, la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce, conocida como ‘Pocket rocket (cohete de bolsillo)’, buscará su tercer oro olímpico consecutivo en 100 metros.
El equipo español llegará con 306 deportistas, que competirán en 139 pruebas de 25 deportes. Entre los rostros más conocidos, la de la onubense Carolina Marín, toda una fuera de serie en bádminton, y con la raqueta de Rafa Nadal, el abanderado del equipo español que dará lo mejor de su zurda pese a estar en pleno periodo de recuperación. Pau Gasol como cabeza visible del baloncesto español y los equipos de gimnasia o balonmano, ciclismo, natación o waterpolo, entre otros muchos, tratarán de hacer lucir el medallero español.

Las sedes deportivas y sus atractivos turísticos

Maracaná

La Región de Maracanã abarca dos de los más conocidos puntos turísticos de Río: el Estadio de Maracaná y el Sambódromo, aparte del Estadio Olímpico João Havelange. Allí se celebrarán las ceremonias de apertura y de clausura de los Juegos Olímpicos, además de partidos de fútbol. El gimnasio de “Maracanãzinho” será anfitrión del voleibol, y el clásico maratón y la competición de Tiro con Arco tendrán lugar en el Sambódromo. Por su parte, el Estadio João Havelange será la sede de las competiciones de pista en atletismo.

En esta zona se encuentran puntos neurálgicos para la vida cultural de la ciudad como la plaza Cinelândia, con sus cines, teatros, museos y bibliotecas; la Feria de San Cristóbal, con 700 quioscos, el barrio de Lapa y su vida nocturna o el teleférico del Complejo de Alemao, que permite una de las mejores vistas de la ciudad durante su recorrido de 3,5 kilómetros.

Deodoro

Ubicada en la zona oeste de la ciudad, esta zona acogerá siete competiciones olímpicas: equitación, ciclismo de montaña y BMX, pentatón, tiro Deportivo, canotaje eslalon; hockey y esgrima. En la zona se puede visitar el centro Cultural de Realengo con un programa que incluye actividades para todo tipo de públicos, shows, espectáculos de danza, exposiciones de pinturas y obras de teatro. Además, el Museo Aeroespacial es “destino ineludible” para los amantes del aire, con sus 128 aeronaves expuestas.

Copacabana

Copacabana, en el sur de Río de Janeiro, y su fabulosa playa de cuatro kilómetros en forma de media luna ofrecen una línea de costa mundialmente conocida y enclaves turísticos como el Pan de Azúcar y el Corcovado. Allí viven dos millones de personas, que asistirán con entusiasmo a las pruebas de ciclismo en ruta, maratón acuático, triatlón, vela, voley-playa, remo o canoas.

Visitas obligadas en la zona, el Jardín Botánico, considerada una de las zonas verdes mejor conservadas de la ciudad; la Laguna de Rodrigo de Freitas, ideal para un buen pic-nic diurno o para disfrutar de la vida nocturna de sus quioscos durante la noche; el Parque de Flamengo y, cómo no, el Cristo Redentor, el monumento de 38 metros de altura localizado 710 metros por encima del nivel del mar que vigila el desarrollo de la ciudad desde la cima del Cerro del Corcovado. Y, si el tiempo lo permite, se puede disfrutar de la playa de Copacabana, ya sea tomando un baño o practicando deporte al aire libre.

Barra

Dejamos para el final Barra da Tijuca, la zona que según la organización será “el corazón de los Juegos Olímpicos”. En el oeste de la ciudad, acogerá la Villa Olímpica y 15 instalaciones donde se realizarán competiciones de 23 deportes olímpicos como golf, ciclismo, baloncesto, balonmano, taekwondo, gimnasia, salto de trampolín, waterpolo o natación. Las playas, como la de Barra o las de Grumuri, son las principales atracciones de esta zona, y por sus grandes olas que invitan a practicar surf, entre otros deportes. Los amantes de las emociones fuertes también pueden subir a Piedra Bonita, disfrutar de las vistas de la ciudad y, después, lanzarse en parapente.

Algunas cifras desorbitadas de Río 2016

Viajar y vivir en Río de Janeiro durante los Juegos Olímpicos no será precisamente barato. Los alquileres se han disparado y la ocupación hotelera rondaba el 95 % quince días antes de que se encendiera el pebetero Olímpico. Según el buscador Trivago.es, el precio medio de los alojamientos durante estas semanas asciende a 283 euros. El día 13 de agosto es el más caro y con menos disponibilidad. Por nacionalidades, los más interesados en vivir de cerca la competición son los urugayos, argentinos, chilenos, peruanos y colombianos. Desde Europa, son los británicos y los portugueses los más atraídos por esta cita deportiva.

(No Ratings Yet)
Loading...
Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos

SERVICIOS