Turismo deportivo

¿Preparados? ¿Listos? ¡Ya! Cien lugares para correr

Cada vez hay más atrapados por la droga de correr, una adicción que unida a la de viajar, da lugar a múltiples opciones para descubrir el mundo en cada zancada. Si eres de los que no olvidas tus zapatillas en cada viaje, esta info te interesa.

  • <p>El ultramaratón de los tarahumaras. En Mëxico: Editorial Geoplaneta. </p>

    El ultramaratón de los tarahumaras. En Mëxico: Editorial Geoplaneta.

  • <p>Jordania. Foto: Cedida por Destinia</p>

    Jordania. Foto: Cedida por Destinia

  • <p>Monte Fuji, Japón.  Foto. Cedida por Ecowildlife</p>

    Monte Fuji, Japón. Foto. Cedida por Ecowildlife

  • <p>Parte del Camino Inca en el Cuzco, en una de las fotografías de la exposición fotográfica sobre el

    Parte del Camino Inca en el Cuzco, en una de las fotografías de la exposición fotográfica sobre el "Qhapaq Ñan". EFE/Heinz Plenge/Cancillería de Perú

  • <p>Participantes toman la salida en el maratón de Chicago. Foto: Archivo EFE/Tannen Maury</p>

    Participantes toman la salida en el maratón de Chicago. Foto: Archivo EFE/Tannen Maury

<p>El ultramaratón de los tarahumaras. En Mëxico: Editorial Geoplaneta. </p>
<p>Jordania. Foto: Cedida por Destinia</p>
<p>Monte Fuji, Japón.  Foto. Cedida por Ecowildlife</p>
<p>Parte del Camino Inca en el Cuzco, en una de las fotografías de la exposición fotográfica sobre el "Qhapaq Ñan". EFE/Heinz Plenge/Cancillería <p>Participantes toman la salida en el maratón de Chicago. Foto: Archivo EFE/Tannen Maury</p>

Para ordenar estas posibilidades, Geoplaneta ha publicado una guía que pretende ser el libro de cabecera de los viajeros-corredores en el que describe los 100 lugares en los que “hay que correr al aire libre al menos una vez en la vida”.

Los autores, Matthieu Le Maux, y Nicolás Gardon, que suman una veintena de maratones entre ambos, ofrecen consejos, datos prácticos y anécdotas para correr en cada uno de los lugares elegidos, así como fotografías para dejar boquiabierto a todos los que disfrutan corriendo en plena naturaleza. Y es que en su caso, como en el de la mayoría, todo empezó por una carrera de 10 kilómetros del club del barrio, zancadas que les atraparon y fueron a más hasta llevar siempre un par de zapatillas en el maletero.

En esta evolución, se han dado cuenta de que “al igual que el surf, el esquí o la vela, correr se ha convertido en un reclamo turístico, algo que aprovechan los turoperadores.

Entre la selección, hay un destino español: La Costa Brava, un destino que ofrece un sinfín de itinerarios y donde se puede probar el Swinrun, que alterna la carrera de montaña y natación en el mar. Hay cuatro pruebas oficiales, como un 18 % de inclinación. Desde el punto de vista turístico, se subraya los pueblecitos de pescadores que se suceden en la costas escarpadas y visitas imprescindibles como el Casco Viejo de Girona o al lago de Banyoles.

El camino Inca, el desierto de Petra, el Monte Fuji… Elige

El Camino inca es una de la rutas más conocidas de Latinoamérica y cuenta con varias pruebas deportivas. Según los autores, todas se disputan el mérito de ser la “oficial”, pero lo que sí es una realidad es que los itinerarios entre Machu Picchu y Cuzco permiten unas vistas increíbles de nubes, sierras escarpadas y valles sembrados de yacimientos arqueológicos. Un dato importante: son necesarios los permisos.

Foto de archivo de uno de los tramos que forma parte de la ruta del Gran Camino Inca. EFE/INCFoto de archivo de uno de los tramos que forma parte de la ruta del Gran Camino Inca. EFE/INC

Petra forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco y, además, celebra un maratón y un medio maratón para descubrirla al trote, cuya salida está en el centro del recinto arqueológico, entre tumbas y criptas, para adentrarse en el desierto y la depresión de Wadi Araba. No es un lugar para batir ningún récord de velocidad, advierten los autores, pues a veces, más que mirar el reloj, merece la pena parar y observar el paisaje. 

En el Monte Fuji de Japón se celebra uno de los medios marataones más duros del planeta, dicen los autores. Para los más “pro”, en 2012 se estrenó una competición que rodea el volcán, con una distancia de 169 kilómetros y un desnivel acumulado, nada más y nada menos, de 169 kilómetros. Es duro pero hay hasta 46 horas de límite para llegar a meta.

Los doce experiencias únicas para correr

Aunque contemplan estos cien sitios para viajar, los autores proponen 12 experiencias para corredores de asfalto y de naturaleza con fama mundial.

1. El maratón de Nueva York

Se celebra desde 1970 y, aunque es el favorito para muchos corredores, tiene desniveles, metas desalentadoras y algunas veces viento, por lo que si la idea es hacer “marca” este no es el mejor maratón. Los dos millones de personas en las calles, un escenario de película y una auténtica Torre de Babel en el asfalto -pues casi un 40% de los participantes son extranjeros- son los argumentos a favor de embarcarse en esta aventura.

Imagen de la Torre de la Libertad de Nueva YorkImagen de la Torre de la Libertad de Nueva York (i). Foto: EFE/Andrew Gombert

2. El medio Maratón de las Montañas Rocosas

Dicen que correr por este parque lleno de cimas, con alturas que oscilan entre los 2.300 y los 4.300 metros, genera una absoluta sensación de libertad. Se puede ir por libre, pero los amantes de medirse con los demás pueden participar en el medio maratón, que es relativamente suave, con poco más de 250 metros de desnivel, a lo que hay que sumar, eso sí, la altitud.

3.  La Ultramaratón de los tarahumaras en las Brrancas del Cobre, México

Seguimos en América, en la reina de las pruebas del trail. Estas seis gargantas de la Sierra Madre Occidental, al suroeste del estado de Chihuahua, en México, son el territorio de los tarahumaras, un pueblo indígena que desde el siglo XVI recorre corriendo estas barrancas, descalzos. Ya recorrían 60 kilómetros en carreras por equipos mucho antes de que se inventaran las carreras de trail.
Esta tradición llamó la atención del corredor Icah True, que en los años 90 vivió en esta zona. En 2003 decidió organizar una prueba de 80 kilómetros en la que se enfrentan desde entonces anualmente miembros de la comunidad de los tarahumaras y los mejores ultramaratonianos del mundo.

4. Trail bajo las estrellas en Tromso (Noruega)

El Midnight Sun Marathon se corre en junio bajo el sol de medianoche. Hay que completarlo en 5 horas y media, desde las 20,30 que se da la salida en Tromso hasta las 2,00 horas que es la hora límite de llegada. Hay cuatro opciones y todas parecen diseñadas para uno de sus organizadores, Kilian Jornet.

5.  Maratón de Berlín

Un clásico en Europa en el que los corredores profesionales suelen batir sus marcas, al ser la capital alemana una ciudad llana. Junto con los maratones de Boston, Nueva York, Chicago, Tokio y Londres, la carrera berlinesa tiene la etiqueta Major que reconoce a las pruebas más importantes del mundo. El proceso es largo y hay que pagar más de 100 euros, pero merece la pena.

6- El maratón de Roma

Salir y llegar corriendo al Coliseo de Roma, después de 42 kilómetros por las calles de esta ciudad con 3.000 años de historia, es lo que ofrece el Maratón de Roma. Hay también un recorrido más “disfrutón” que se llama “circuito monumental”, de diez kilómetros, que pasa por la Piazza Navona, Castell de Sant’Agelo, Piazza del Popolo, Piazza de España, la Fontana de Trevi, la Via dei Fori Imperiali, el Circo Massimo, y el barrio judío para regresar al punto de salida.

Interior del Coliseo, Roma. Foto, Alfredo G. ReyesInterior del Coliseo, Roma. Foto, Alfredo G. Reyes

7. El maratón de París

Fue en 1896 cuando casi 200 participantes decidieron rememorar la famosa prueba clásica desde Porte Maillot. En los años 70 la competición comenzó a hacerse masiva y los aficionados comenzaron a participar junto a los especialistas. Hoy es una de las maratones más clásicas, con 42.195 kilómetros que van desde la Rue de Rivoli hasta el muelle del Sena pasando por los monumentos más representativos de la ciudad. Pero según los expertos, en París no hace falta esperar al Maratón para disfrutar corriendo. Casi todos los barrios son perfectos para correr y algunos celebran pruebas  monumentales, como la Diagonal de los Locos, en las famosas escaleras de Montmartre, o el ascenso a la Torre Eiffel. Lo mejor es olvidarse de batir marcas y levantar la mirada para admirar y descubrir París entre zancada y zancada.

8. El maratón original: Atenas

He aquí el origen del maratón. Corría el 13 de septiembre del año 490 A.C. Según cuenta la leyenda, relatada por Herodoto, los atenienses, que luchaban contra los persas en la Primera Guerra Médica, lograron rechazar un intento de invasión persa en Maratón, ciudad situada 40 km al noreste de Atenas. Fue entonces cuando el general ateniense, Milcíades, envió al soldado Filípides a anunciar la noticia a la ciudad. Tras cuatro horas de carrera, el mensajero alcanza su objetivo pero muere de agotamiento en el Ágora, al pie de la Acrópolis. Muchos siglos después, esta carrera se celebra cada año con el mismo recorrido que hizo Milcíades, el mismo día que se celebra la maratón de Nueva York.

9. El Ultramaratón de la Isla Reunión

Es una prueba a través de la isla de 166 km y más de 9.900 metros de desnivel, aunque el trazado varía cada año. Es todo un desafío que hay que terminar en menos de 66 horas y son muchos que lo intentan.

10. La Muralla China

La ruta, que incluye 5.164 escalones de piedra, no es para nada un paseíto, pero las vistas de los montes y aldeas que la rodean y de la propia muralla, la hacen más llevadera. En el caso de esta prueba, a los 42,195 km se añade la dificultad de los más de 5.000 escalones bastante irregulares que hay que subir. Desde luego, es una de las pruebas más originales.

Gran Muralla China. Foto: Cedida por DestiniaGran Muralla China. Foto: Cedida por Destinia

11. El Maratón más alto del mundo: Ladakh, India

Desde el año 2012, el primer o segundo sábado de septiembre se disputa el maratón más alto del mundo. Es el Maratón de Ladakh que, en poco tiempo, se ha colocado entre las pruebas míticas del calendario del running a nivel mundial exclusivamente por la altitud, que es todo un reto: el recorrido transcurre entre los 3.000 y los 5.359 metros, en las faldas del Himalaya.

12. El sendero más largo del mundo, en Nueva Zelanda

La aventura puede durar entre cuatro y seis meses o también se puede elegir solo un tramo. Son más de 3.000 kilómetros para elegir en qué lugar en vez de caminar nos ponemos a correr.

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos

SERVICIOS