Fiestas y tradiciones

De cerveza y sus precios: calentando motores para la Oktoberfest

Puede que “Ein Bier, bitte” sea la expresión más utilizada durante el Oktoberfest, aunque del 22 de septiembre al 7 de octubre las cervezas se pedirán en muchos más idiomas por ser ésta una fiesta de alcance internacional.

Imagen de un vaso de cerveza. Foto: Pexels

El día 22 de septiembre comienza la fiesta estrella de la cerveza a nivel internacional. El Oktoberfest, que dura hasta el día 7 de octubre, es celebrado en multitud de países del mundo, con toda la variedad de sabores y precios que los más cerveceros se puedan imaginar.

La plataforma de reserva de actividades Musement, con motivo de esta celebración internacionalizada, ha realizado un estudio comparativo de los precios medios de la cerveza en 46 países europeos, sus principales marcas autóctonas o el consumo per cápita por país.

Después del matrimonio entre Teresa de Sajonia-Hildburghausen y Luis I de Baviera, la tradición del Oktoberfest como celebración anual corrió enteramente a cargo de la ciudadanía de Munich. Desde 1819 y con pocas excepciones, esta fiesta originalmente muniquesa ha emigrado para reunir a miles de aficionados del lúpulo en diversas ciudades del globo.

Las cervezas más económicas

El Mar Caspio esconde el precio más económico: por 0,75 euros es posible saborear una cerveza en Baku, Azerbaiyán, de las marcas Xirdalan o Novxani. Esta ganga, casi inimaginable en otros lugares, es sucedida por la de la ciudad de Kiev (Ucrania) donde puede probar cualquiera de sus muchas variedades por 81 céntimos, entre las que se encuentran la Obolon Oksamitove, la Lvivske, o la Dnipro Bile.

En el ranking de precios por una cerveza, a Baku y a Kiev les siguen las ciudades de Chisnáu (Moldavia) y Tiflis (Georgia), con 83 y 87 céntimos respectivamente. Entre las moldavas recomendadas se encuentran las cervezas Kellers Bruna o la Chişinău Blondă, y entre las georgianas, la Zedazeni y la Kaiser.

Imagen de un vaso de cerveza. Foto: PexelsImagen de un vaso de cerveza. Foto: Pexels

De uno a tres euros por una cerveza

De uno a dos euros suele ser el precio de la cerveza en muchos de los países del este, todos ellos de larga tradición cervecera. Un trago por estos precios se pueden encontrar en Ereván (Armenia), Sofía (Bulgaria), Tirana (Albania), Minsk (Bielorrusia), República Checa y Rusia. Uno de los lugares en los que más cerveza se consume per cápita es la República Checa, unos 143 litros. En Praga se pueden degustar muchas de sus variedades por 1,35 euros; algunas de las recomendadas son la Staropramen o la Budweiser Budvar. Además, pedirla en eslovaco parece bastante sencillo, solo hay que probar: “Pivo, prosím”.

Uno de los grandes productores de cerveza es Rusia, que guarda un precio por cerveza de 1,36 euros en Moscú. Pedir una cerveza en este caso se vuelve algo más complicado: “Pivo, pozhaluysta”. Pero todo aficionado al Oktoberfest sabe que para hablar idiomas sin reparos lo primero es perder la vergüenza, ya sea con una Nevskoe Original, una Baltika, o con una Tinkoff Zolotoe.

A partir de 1,50 euros se ubican los precios de la cerveza en Pristina (Kosovo), Podgorica (Montenegro), Bucarest (Rumanía), Budapest (Hungría), Sarajevo (Bosnia y Herzegovina), Belgrado (Serbia) y Skopie (Macedonia). Las ciudades de Bratislava (Eslovaquia) y de Lisboa (Portugal) son las que más se acercan a los dos euros. En el caso de la cerveja portuguesa, destacan la Sagres, la Super Bock y la Sovina.

En Zagreb, solo exclamando “Jedno pivo, molim” y por un precio de 2,03 euros se pueden saborear algunas de las cervezas croatas como la Karlovačko, la Ožujsko, la Tomislav. Los polacos toman alrededor de 100 litros de cerveza al año, y la adquieren por un precio de 2,24 euros la unidad en la ciudad de Varsovia, entre las que destacan la Dojlidy Classic, la Żywiec, la Leżajsk Pełne o la Warka.

Por 2,50 euros se pueden probar la cerveza andorrana Apha; las eslovenas Laško y Union en Liubliana; y las letonas Cesu Cuba y Kimmel Rigas Originalais, en Riga.

De tres a seis euros por un trago de cerveza

En este punto se encuentra Madrid, con un precio por cerveza de tres euros, al igual que en Vilna (Lituania) y en La Valeta (Malta). Los españoles toman alrededor de 85 litros de cerveza al año, probablemente de las marcas locales Mahou, Estrella Galicia, San Miguel, Estrella Damn, Ambar, Cruzcampo, Alhambra, Amstel o Moritz.

Los chipriotas consumen las nacionales, como Carlsberg, LEON, KEO Beer, o KAPPA beer, cuyo precio en Nicosia alcanza los 3,25 euros. Los alemanes, que toman unos 105 litros de cerveza per cápita al año, son protagonistas de esta celebración y tienen una amplia variedad de cervezas entre las que se encuentran la Oettinger, la Krombacher, la Beck’s, o las famosas Hasseröder y Paulaner, entre otras, por un precio de 3,50 euros. Les siguen los precios austríacos, que fijan en 3,90 euros una cerveza de las marcas locales como la Ottakringer, la Gösser, o la Kaiser.

Sobre los cuatro euros se pueden degustar las cervezas belgas en Bruselas, como la Chouffe, la Chimay, o la Corsendonk Pater Noster; la cerveza ateniense Volkan; la romana Peroni o la luxemburguesa Diekirch.

Imagen de un vaso de cerveza. Foto: PexelsImagen de un vaso de cerveza. Foto: Pexels

Las cervezas más cara de Europa

Por un precio que puede alcanzar los 5,15 euros, se pueden degustar en Berna algunas de las marcas autóctonas de Suiza de cerveza Feldschlösschen Premium, Warteck, o Boxer Old. Le sigue Irlanda, con un consumo per cápita de casi 100 litros y una cuenta de 5,20 euros por una pinta en Dublín. Prepárense los aficionados, porque hay mucha variedad, y algunas de las marcas autóctonas y de mayor renombre son la Guinness, la Harp Lager, la O’Hara’s Irish Wheat, la Porterhouse’s Oyster Stout, la Yardsman, o la O’Hara’s, Clonmel 1650.

Después, por 5,59 euros están las cervezas en Londres, como la Samuel Smith’s Strong Brown Ale, la Wychwood Hobgoblin, o la Newcastle Brown Ale. En este ascenso de precios se encuentra la cerveza sueca con un precio de 5,78 euros la pinta, ya sea de Pripps Blå o de la marca Mariestads. en la frontera entre los cinco y los seis euros.

En Copenhage, Dinamarca, se pagan seis euros mientras que en París y en Helsinki se pagan siete. Por 8,95 euros se puede saborear la cerveza noruega, ya sea una Ringnes o una Lervig. La corona es para Islandia, que fija el precio más alto. En Reykjavik, una pinta de la marca Lava, Gædingur Stout, Leifur Nr. 32, Einstök, Brio, Surtur o Kaldi Blonde, entre otras, cuesta unos 9,64 euros. Encabeza el precio más caro de Europa para tomar una cerveza, aunque los islandeses consumen unos 75 litros de esta bebida al año.

(3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Gastronomía

Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos

Servicios