Viajes a la naturaleza

Los almendros en flor anuncian la primavera en el Algarve

El sur de Portugal ya se está tiñendo de blanco, una imagen pre primaveral que permanecerá hasta el mes de marzo. Y propias de estas fechas son también las historias de amor, como la que tuvo lugar en la localidad de Silves.

  • <p>Paisaje de almendros en flor en el Algarve. Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.</p>

    Paisaje de almendros en flor en el Algarve. Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.

  • <p>Castillo de Silves. Foto:  Nuno Augusto Fotografia / Algarve Visto do Ar.</p>

    Castillo de Silves. Foto: Nuno Augusto Fotografia / Algarve Visto do Ar.

  • <p>Iglesia en la localidad de Silves, en el Algarve. Foto: El sur de Portugal ya se está tiñendo de blanco, una imagen pre primaveral que permanecer

    Iglesia en la localidad de Silves, en el Algarve. Foto: El sur de Portugal ya se está tiñendo de blanco, una imagen pre primaveral que permanecerá hasta el mes de marzo. Y propias de estas fechas son también las historias de amor, como la que tuvo lugar en la localidad de Silves.

  • <p>Una flor de almendro. Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.</p>

    Una flor de almendro. Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.

  • <p>Vista de Silves y el puente sobre el río Arade. Foto:  Nuno Augusto Fotografia / Algarve Visto do Ar.</p>

    Vista de Silves y el puente sobre el río Arade. Foto: Nuno Augusto Fotografia / Algarve Visto do Ar.

<p>Paisaje de almendros en flor en el Algarve. Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.</p>
Castillo de Silves. Foto: Nuno Augusto Fotografia / Algarve Visto do Ar.Iglesia en la localidad de Silves, en el Algarve. Foto: El sur de Portugal ya se está tiñendo de blanco, una imagen pre primaveral que permanecerá hasta el mes de marzo. Y propias de estas fechas son también las historias de amor, como la que tuvo lugar en la localidad de Silves.Una flor de almendro. Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.Vista de Silves y el puente sobre el río Arade. Foto: Nuno Augusto Fotografia / Algarve Visto do Ar.

Anuncian la cercanía de la primavera y tiñen de blanco los paisajes. Acaban con el gris eterno del invierno y llegan, puntualmente, cada mes de febrero. Son las flores de los almendros que ya están haciendo su aparición en el Algarve.

Ocupan grandes extensiones y su estampa blanca nos invita a descubrir otro Algarve muy distinto al de sus magníficas playas. Es un espectáculo visual del que podemos disfrutar desde ahora hasta el mes de marzo porque no tenemos que esperar más para comenzar esas deseadas escapadas primaverales.

Los almendros y su blanco manto cubren las tierras del Barrocal, una zona que comprende la franja entre la Serra de Caldeirao y la costa y que dicen los portugueses que es el corazón agrícola del Algarve.

Y se trata de una tierra en la que la naturaleza siempre nos brinda una imagen especial, porque si bien ahora sus campos han sido pintados de blanco, en primavera se cubre el paisaje de retama mientras que en verano son los naranjos los que le dan color y en invierno se deja vestir y perfumar por el azahar.

Almendro en flor en el Algarve (Portugal). Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.Almendro en flor en el Algarve (Portugal). Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.

Silves, la capital árabe

Junto a la zona del Barrocal, en las faldas de la Sierra de Monchique, encontramos la localidad de Silves, que fue la capital árabe del Algarve y era “rica y poderosa, bella y lujosa”. Su castillo es el más grande, el mejor conservado y el más importante del Algarve y en él se fraguó una bonita historia de amor que merece la pena recordar en estas fechas tan cercanas a San Valentín.

Se dice en el Algarve que hubo una princesa, Gilda, hija de un gran señor del norte que estaba casada en el Algarve con el califa árabe Ibn-Almundim. La princesa lloraba y lloraba porque echaba de menos la nieve que cubría su país, y que en el sur de Portugal no podía ver nunca.

El califa, enamoradísimo como estaba de su esposa, comenzó a pensar qué podía hacer para aliviar el dolor de la joven y mandó plantar miles de almendros en sus tierras. De este modo, las flores blancas de los árboles que cubrieron la tierra hasta donde alcanzaba la vista aliviaron la nostalgia de la princesa Gilda.

Desde entonces, cada año se repite la mágica escena en la que los campos se pintan de blanco y se revive la leyenda.

El castillo desde el que Gilda contemplaba el paisaje y en el que se desarrolló la historia de amor entre ella y el príncipe, es el mejor ejemplo de la arquitectura militar islámica que tiene Portugal y es una visita imprescindible si hacemos una escapada a la zona.

Recorrerlo es todo un viaje histórico a la cultura del siglo XI en la comarca. Sus murallas y sus torres de arenisca roja, que dominan la localidad, nos regalan unas vistas únicas al valle del río Arade.

Vista del castillo de la localidad de Silves. Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.Vista del castillo de la localidad de Silves. Foto: Efetur/Cedida por Turismo del Algarve.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Etiquetado con: ,
Publicado en: Turismo sostenible

googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-511500763325308089-3'); });
Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos

Servicios