Salamanca, entre tapas y piedras doradas

Se la puede visitar por primera o por enésima ocasión, pero lo cierto es que Salamanca siempre impacta. Por su escenografía, sobre una loma junto al Tormes. Por la belleza y maestría con que fueron edificados sus principales monumentos, en la bonita piedra dorada local. Por la autenticidad de su gastronomía. Por la intrahistoria que emanan su muros seculares. Por el recio y, pese a todo, hospitalario carácter castellano de sus habitantes. Y porque éste es uno de los lugares fundamentales para la Literatura, las Bellas Artes y la Historia de España. Algunos ejemplos: aquí residieron y dejaron sus obras, entre otros, Juan del Encina, San Juan de la Cruz, Fray Luis de León, Francisco de Vitoria, Antonio de Nebrija, Diego de Churriguera, Unamuno y Gonzalo Torrente Ballester.

Café Museo Casa Lis, Salamanca. Foto. Alfredo G.Reyes

Café Museo Casa Lis, Salamanca. Foto. Alfredo G.Reyes

La forma más escenográfica de acceder a la ciudad antigua es a través del Puente Romano, que salva las aguas del río desde tiempos del emperador Trajano. Desde aquí se contempla una soberbia panorámica, que incluye muchos de los principales reclamos monumentales.

Muy cerca del puente está uno de los museos más interesantes de la ciudad, la Casa Lis, dedicado al Art Nouveau y al Art Déco, en lo que fue la residencia del industrial Miguel de Lis. Un palacio modernista donde hoy, aparte de admirar una brillante colección de piezas artísticas de principios del siglo XX, merece la pena sentarse en alguna de las mesas de su café, desde cuyos ventanales historiados se contempla la vega del Tormes.

Fachada Universidad de Salamanca. Foto. Alfredo G.Reyes

Fachada Universidad de Salamanca. Foto. Alfredo G.Reyes

A dos pasos está la Catedral, en clara competencia con la Plaza Mayor por ser considerada el principal monumento de la capital charra. No es una iglesia, sino dos, porque, a diferencia de lo que ocurrió en buena parte de la Europa cristiana, donde el estilo Gótico arrasó con el Románico, aquí se conservó la Catedral Antigua, como un apósito de la Nueva.

Entre Catedral y Plaza Mayor se distribuyen otros monumentos no menos importantes. Entre ellos, la Universidad que, durante siglos, fue la más prestigiosa de España y, quizás, de Europa. El maestro cantero que realizó la fachada principal hizo bien en esconder una rana en el historiado retablo, una de las cumbres del Plateresco escultórico: jugando a encontrar ese anfibio se aseguró que todo el que pasara por allí contemplara con detenimiento el conjunto -medallón de los Reyes Católicos, incluido-.

Patio Casa de las Conchas, Salamanca. Foto. Alfredo G.Reyes

Patio Casa de las Conchas, Salamanca. Foto. Alfredo G.Reyes

Muy cerca está la iglesia de la Clerecía, obra de Juan Gómez de Mora, que muestra volúmenes barrocos italianos y, enfrente de su fachada principal, la Casa de las Conchas, de arquitectura armónica y perfectas dimensiones, realizada a caballo entre el Gótico y el Plateresco y que se construyó para Rodrigo Maldonado de Talavera, rector de la Universidad. Paseando bajo las arcadas de su patio se logra esa sensación de tiempo detenido que tanto nos gusta a los viajeros.

Sin más excusa, la Plaza Mayor espera. Este bonito espacio soportalado del siglo XVIII está rodeado por decenas de bares y restaurantes que, en los últimos tiempos, se han convertido en meca de ruidosas despedidas de soltera y soltero. En ellos se degustan tapas como la jeta -careta de cerdo-, morro, oreja, hornazo, farinato -llamado el chorizo del pobre- y, por supuesto, chacinas de ibérico.

Vinos y tapas en Diabluras, Salamanca. Foto. Alfredo G.Reyes

Vinos y tapas en Diabluras, Salamanca. Foto. Alfredo G.Reyes

Todo ello regado con vinos de la Ribera del Duero. Pero en los últimos tiempos han prosperado también locales donde sirven platillos más elaborados y atractivos. Es el caso del gastrobar Diabluras, que abre ahora en la Calle Asadería, en las escaleras hacia la Gran Vía.

En este breve recorrido salmantino no puede quedarse en el tintero el convento de San Esteban, con un soberbio pórtico pétreo de estilo Plateresco, que es el espejo en el que se miraron muchas otras iglesias de la ciudad y de Castilla.

A la hora de dormir, una buenísima opción es la de Homeaway, plataforma con más de un millón de casas en todo el mundo y que en la propia Salamanca tiene más de 50 opciones de alojamiento. Aparte de la comodidad de descansar en casas y apartamentos perfectamente equipados, los precios son realmente muy buenos.

(No Ratings Yet)
Loading...
Etiquetado con:

Alfredo García Reyes

Como periodista tengo la suerte de compatibilizar mis tres grandes pasiones: escribir, viajar y comer. He publicado en medios como YoDona (suplemento del diario El Mundo), El País Viajero, Condé Nast Traveler, Viajar, Viajeros, Instyle, Guía Repsol... En este blog voy a compartir algunas de mis mejores experiencias viajeras.

A vueltas con la maleta

Lo peor de un viaje es deshacer la maleta a la vuelta. A mí me ocurre no por pereza, sino porque quiero prolongar un poco más el placer de la ruta. Narrar mis impresiones es otra forma hacerlo.

ÚLTIMOS POST

9 octubre, 2015
Nuevos y viejos “prazeres” en Lisboa
15 diciembre, 2014
Florencia, la joya italiana
Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos