¿Qué sabes de la geishas?

Viajera: Lilián Aguirre

El misterio y la confusión las rodean. Hay algo de mito en ellas y en su historia. Son intocables, inalcanzables. Desde Occidente puede asaltarnos a veces, incluso, la duda de sí es cierta su existencia o no. Son las geishas. Esas mujeres maquilladas y ataviadas como de otro tiempo, que hoy, en Japón, siguen ociando un lugar en la sociedad.

Aquí, en Kioto, no las llaman geishas porque les resulta un poco despectivo. Las llaman geiko -las que están ya “graduadas” y tiene más de 20 años- y meiko, las aprendizas de geisha. Hoy hemos cenado en un restaurante que ha contratado a una geiko y a una aprendiz.

Cena tradicional japonesa. Foto: Lilián Aguirre.

Cena tradicional japonesa. Foto: Lilián Aguirre.

Nos han servido la bebida, han charlado con nosotros y nos han deleitado con sus tradicionales bailes, sus cantos y sus juegos.

No voy a entrar en consideraciones sobre el papel de estas jóvenes en la sociedad japonesa, sobre sus orígenes ni sobre lo que tiene de anacrónico esta tradición.

Me limito a contaros que actualmente, con la idea de acercar de algún modo está tradición tanto a los extranjeros como a los japoneses que no tienen posibilidades de contratar sus servicios, algunos restaurantes de alto nivel tienen acuerdos con casas de té (donde viven las geishas) para contar cn su presencia en algunas ocasiones. Son alrededor de 2.000 euros los servicios por dos horas y no cualquiera los puede pagar.

Un baile durante la cena. Foto: Lilián Aguirre.

Un baile durante la cena. Foto: Lilián Aguirre.

Os cuento algunas curiosidades que nos permiten diferenciar a la graduada de la aprendiza.

La meiko

Una meiko -aprendiza de geisha- . Foto: Lilián Aguirre.

Una meiko -aprendiza de geisha- . Foto: Lilián Aguirre.

Está estudiando música, tradiciones, el dialecto de la provincia, entre otras cosas, durante  tres años. Entra en la escuela de geishas con 14 ó 15 años y pasa tres como aprendiza. Pasados esos años y siempre que haya cumplido los 20 ya es geiko. Hasta entonces llevará kimonos menos escotados tanto por delante como por la espalda, colores más suaves en la ropa, sólo se maquillará el labio inferior y y el lazo de su kimono colgará hasta abajo. En el pelo llevará muchos y vistosos adornos y tendrá que elaborar su complicado sumo peinado en su cabello natural. Además no cobra.

La geiko

Lleva ropa más escotada, lleva peluca -así ahorra el suplicio de dormir apoyando el cuello sobre la almohada de madera para evitar estropear su peinado- y, debido a su madurez, pocos adornos en el pelo y el lazo de su kimono se dobla o enrolla en la parte de atrás de su cintura hasta formar ese extraño adorno que a nosotros nos parece un cojín.

Estas curiosidades aparte, lo que más las diferencia es la soltura a la hora de relacionarse.

La meiko que he conocido hoy es una adolescente de 16 años que lleva 11 meses de aprendizaje solamente. Se la veía nerviosa, falta de confianza… Niña al fin y al cabo.

Sigo descubriendo Japón y, por supuesto, os mantendré informados.

(No Ratings Yet)
Loading...

La Redacción de EFEtur

Este blog no tiene un autor, sino varios. Somos un grupo, una suma de individualidades, con un espíritu común: nuestra pasión por contar nuestros viajes.

Meeting Point

"Meeting point" es el punto de encuentro de los redactores y redactoras de EFEtur con nuestros lectores, nuestros seguidores, todos vosotros, cuando salgamos de la redacción. Desde este espacio os iremos trasladando novedades y experiencias que vivamos durante nuestros viajes y, a través de vuestros comentarios, esperamos mantener con vosotros una comunicación fluida y directa. Confiamos en que resulte divertido e interesante.

ÚLTIMOS POST

2 agosto, 2016
Mi India
5 septiembre, 2014
Teruel claro que existe… y enmudece
Turismo TV <p>Entrevista al alcalde de León, Antonio Silván. Foto: EFETUR</p>
Ver video

Entrevista a Antonio Silván, alcalde de León, Capital española de la gastronomía 2018 duración: 4:44

Ver más videos