¿Viajar? No sin mi móvil

Las apps han transformado la forma de relación entre los usuarios e Internet y se han colado también en el turismo.  Con los móviles, planificamos, reservamos y pagamos viajes; compartimos medio de transporte o nos orientamos por un terreno desconocido siguiendo una “bolita azul” en un mapa táctil. El futuro ya es presente y está en el bolsillo.

<p>Un joven consulta su teléfono móvil. EFE/Rungroj Yongrit.</p>

Un joven consulta su teléfono móvil. EFE/Rungroj Yongrit.

El informe, no obstante, refleja la importancia relativa de este sector en el universo de las aplicaciones con un dato muy signifcativo: Sólo el 5 % de todas las apps, unas 100.000, se corresponden a la categoría de viajes. Ni siquiera las “estrellas” de este particular firmamento, las aplicaciones de TripAdivsorUrbanspoon o Waze, con millones de descargas, alcanzan a una horquilla de su público objetivo de entre el 5 y el 14 %. Si hay una excepción es Google Maps, una herramienta básica que se incluye en la categoría de navegación y destinada a acabar con la clásica imagen del turista despistado tratando de interpretar un mapa o preguntando a los locales sobre cómo llegar a un sitio concreto.

El podio

Las tres aplicaciones más descargadas del mundo del turismo son:

UrbanSpoon: (Casi 20 millones de descargas en el mundo) Es el recomendador gratuito especializado en restaurantes preferido del usuario iOS. La  primera versión de la app fue lanzada en julio del 2008 funcionando principalmente como un amplio directorio de restaurantes en USA, Canadá, UK, Australia e Irlanda.

Yelp. Según informa en su  propia web, se fundó en 2004 para ayudar a las personas a encontrar buenos negocios locales. En 2013, su página tuvo 120 millones de vistantes únicos que han escrito 53 millones de comentarios.

Trip Advisor. Es la web de recomendación de ocio más grande del mundo. La asistencia a los viajeros se hace a través de la opinión de terceros sobre sus alojamientos, hostelería, actividades y vuelos. Nació en 2000 y desde 2011 cotiza en el Nasdaq de Nueva York.

Las claves en el presente y en el futuro

Las primeras preguntas que hay que contestar son el cuándo y el para qué se utilizan estas aplicaciones. Se aprecia que hay pocas enfocadas a la etapa de inspiración de viajes, salvo alguna excepción como Fotopedia Heritage, una aplicación que tiene 1.575.000 descargas y que busca divulgar el Patrimonio de la Unesco. Otra gran olvidada es la fase posterior del viaje. Por tanto, la gran mayoría se centra en la experiencia viajera.

Entre las funcionalidades que tienen las aplicaciones más descargadas triunfa, sobre todo,  el servicio de mapa y navegación. De hecho, ocho de cada diez de las que se clasifican como “de viajes” usan Google Maps. Además, con estas herramientas el consumidor quiere opinar y conocer la experiencia de otros viajeros. En este sentido, el informe subraya que hay desarrollos como TripAdvisor que, debido a la cantidad de usuarios, “se ha convertido en una referencia y genera contenidos sobre zonas turísticas”.

El tipo de negocios turísticos que realmente se ven beneficiados por las aplicaciones móviles son los pequeños y medianos negocios, pues a través de los buscadores de ocio conectan con el consumidor. Y, como cualquier instrumento en turismo, hay que tener en cuenta los idiomas. Sin embargo, sólo el 40 % de las que se analizaron en el estudio están disponibles en más de cuatro idiomas.

¿Qué es lo que queda por hacer? Pues, según los resultados del estudio, los desarrolladores deberían “salir de la ciudad” algo más y dar opciones a los viajeros que buscan escaparse del mundanal ruido al turismo rural, facilitar los pagos de gastos “micro” durante las estancias (un taxi, un café), apostar por los segmentos y target de público concreto y, especialmente, saber cómo promocionarse.

Otro aspecto clave es el concepto off line. Al salir al extranjero y perder el tráfico de datos de Internet, muchas aplicaciones pierden todo su sentido. Actualmente, sólo el 20 % de las apps viajeras funcionan sin acceso a Internet, mientras que en paralelo nacen empresas para alquilar servicios de Wi-fi a los turistas.

Los diez mandamientos

Según las conclusiones del informe de Segittur, las grandes líneas imprescindible para triunfar con una app turística son:

  • Geolocalización
  • Contenido generado por los usuarios
  • Especialización
  • Servicios conectados a los pequeños negocios
  • Promoción
  • Pago a través del móvil
  • Piensa en nativo
  • Opciones para fuera de la ciudad
  • Mezclar con opciones de juego
  • Off line

Guías y premios

Para facilitar la labor a los usuarios, desde Segittur se hacen diversas recopilaciones de aplicaciones. Por ejemplo, en el marco de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) se realizó el primer concurso de aplicaciones turísticas en las que ganaron, entre otras, Naturapps, una herramienta diseñada para senderistas que ofrece mapas interactivos funcionales en el medio natural, incluso cuando no tienen cobertura ni acceso al GPS. Entre las vencedoras también se encontraron Be Your Guide-ToledoAsturPlaya, Eltenedor.esTo Norway y Skyscanner. Además, Segittur  ha editado una guía con 150 apps que está disponible en su web.

Lo que queda claro es que, a día de hoy, nadie sale de viaje sin su móvil, cada día más, un apéndice de la mano del viajero con toda la información disponible en la web.

Turismo TV <p>Vista de Casa Patas,  taberna-restaurante y tablao flamenco situado en Madrid. Foto: EFE</p>
Ver video

Madrid, la ciudad aliada del ocio las 24 horas del día duración: 3.07

Ver más videos

Servicios

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies