BARES

Turismo por los pueblos con más bares de España

En España tenemos más de 100.000 bares pero, ¿qué destinos concentran el mayor número de locales? Efetur se adentra en Sallent de Gállego, Comillas, Peñíscola, Noja y Potes, los municipios con más bares por cada mil habitantes.

  • <p>Universidad Pontificia Comillas. Foto: Nacho Romero/Cedida por Cantur</p>

    Universidad Pontificia Comillas. Foto: Nacho Romero/Cedida por Cantur

  • <p>Vista de Peñíscola con el Castillo del Papa Luna. EFE/Pino.</p>

    Vista de Peñíscola con el Castillo del Papa Luna. EFE/Pino.

  • <p>El Capricho de Gaudi, en la localidad cántabra de Comillas. Foto: EFE/Pedro Puente Hoyos</p>

    El Capricho de Gaudi, en la localidad cántabra de Comillas. Foto: EFE/Pedro Puente Hoyos

  • <p>Imagen del municipio de Sallent de Gallego, Huesca. Foto: Cedida por Turismo de Sallent de Gallego</p>

    Imagen del municipio de Sallent de Gallego, Huesca. Foto: Cedida por Turismo de Sallent de Gallego

  • <p>Imagen del Monasterio de Santo Toribio de Liébana, próximo a Potes. Foto: EFE/Alberto Aja</p>

    Imagen del Monasterio de Santo Toribio de Liébana, próximo a Potes. Foto: EFE/Alberto Aja

<p>Universidad Pontificia Comillas. Foto: Nacho Romero/Cedida por Cantur</p>
Vista de Peñíscola con el Castillo del Papa Luna. EFE/Pino.El Capricho de Gaudi, en la localidad cántabra de Comillas. Foto: EFE/Pedro Puente HoyosImagen del municipio de Sallent de Gallego, Huesca. Foto: Cedida por Turismo de Sallent de GallegoMonasterio de Santo Toribio de Liébana, próximo a Potes. Foto: EFE/Alberto Aja

Sallent de Gállego, Comillas, Peñíscola, Noja y Potes comparten un denominador común: son los municipios españoles que congregan el mayor número de bares por cada mil vecinos. Así se desprende del estudio Benditos bares de España, elaborado por la Federación Española de Hostelería (FEHR) y Coca-Cola, que muestra una radiografía de los diferentes locales de nuestro país a partir de datos, mapas e historias personales.

La principal conclusión es que aquí, si hay algo que gusta, es ir de bares. Y ofertas no nos faltan. Según la FEHR, nuestro país cuenta con un total de 101.397 bares o, lo que es lo mismo, 2,8 locales de media por cada 1.000 habitantes. Nos adentramos en el Top 5 de los municipios que más locales congregan para descubrir qué ofrecen al viajero, además de una buena barra de bar.

Sallent de Gállego -Huesca-

La clasificación la encabeza el municipio aragonés de Sallent de Gállego, y es que sus calles presentan el mayor número de bares por habitante de toda España, con un promedio de 15,7 para cada mil vecinos. Este destino, marcado por la estacionalidad del turismo que comparte con los enclaves pirenaicos, suma 23 negocios hosteleros que hacen las delicias de sus 1.486 habitantes y de todo aquel que transite por aquí durante una escapada viajera.

Situado en una zona de deportes de invierno, en pleno corazón del Pirineo Aragonés, este pintoresco pueblo de montaña está rodeado de cimas que alcanzan los tres mil metros de altura, torrentes de agua, extensos pastos, bosques, ibones y nieve que lo convierten en el destino ideal para los amantes de la naturaleza más pura.

La piedra angular de la economía del municipio es la Estación de Esquí de Formigal-Panticosa, la más grande en extensión del Pirineo y una de las más populares para el millón de turistas anuales que disfruta de la nieve pirenaica (1,2 millones, según los datos recogidos por las estaciones de la red Aramón en 2017). Igualmente, su presencia es la responsable de que los mayores repuntes del turismo local lleguen de diciembre a abril, los meses de la campaña invernal.

Tampoco faltan las delicias locales en sus diferentes restaurantes, o un rico patrimonio que cuenta, por ejemplo, con el Gigante de Sallent, una estatua a tamaño natural de un renombrado vecino de Aragón, Fermí Arrudi, que alcanzaba los 2,29 metros de altura y llevó el nombre de Sallent por todo el mundo. Otros imprescindibles son la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, edificada sobre los restos de una ermita románica del siglo XVI; o el Puente del Paco, un pintoresco puente medieval situado a la entrada del pueblo, sobre el río Aguas Limpias.

Gastronomía en el bar Divino Formigal, Sallent de Gallego. Foto: Cedida por Turismo de Sallent de Gallego Gastronomía en el bar Divino Formigal, Sallent de Gallego. Foto: Cedida por Turismo de Sallent de Gallego

Gastronomía en el bar Divino Formigal, Sallent de Gallego. Foto: Cedida por Turismo de Sallent de Gallego.

A estos jugosos reclamos, que se unen a la cultura de bar de la localidad, se suman otros atractivos como el carácter abierto de sus visitantes, la magia que emana del turismo rural, los festivales musicales veraniegos como Pirineos Sur o las numerosas actividades de montaña que propone el entorno.

Comillas -Cantabria-

El segundo lugar lo ocupa el municipio de Comillas, en Cantabria, que con 10 bares por millar de personas y 2.228 vecinos empadronados, es la segunda población española en la clasificación establecida por el estudio. Este destino, que registra un guarismo seis veces mayor que el de la media nacional -fijada en 2,8 bares por millar- se alza como una de las villas más interesantes de la provincia por su riqueza arquitectónica.

El pueblo, asentado sobre colinas y al abrigo de su playa y su puerto, cuenta con atractivos turísticos como el Palacio de Sobrellano –de estilo neogótico- y, junto a él, la capilla panteón del mismo estilo, construidas por encargo del I Marqués de Comillas, el empresario indiano D. Antonio López López.

En el casco urbano de Comillas, se alza el palacio modernista del arquitecto catalán Antonio Gaudí, denominado El Capricho y construido entre 1883 y 1885. Y, frente a este conjunto arquitectónico y en el alto de la Cardosa, la Universidad Pontificia, de estilo neogótico con influencia mudéjar. Su construcción se produjo también por orden de Antonio López y López y se distingue por su monumentalidad y su característico color rojizo.

Otra de las joyas turísticas de Comillas es su popular playa, de arena fina y dorada, que se sitúa en pleno centro de la localidad y está dotada con toda clase de servicios. Además, invita a disfrutar de deportes acuáticos como submarinismo, vela, regatas o windsurf.

Vista aérea de Comillas. Foto: Nacho Romero/Cedida por Cantur

Vista aérea de Comillas. Foto: Nacho Romero/Cedida por Cantur

Casonas solariegas, calles empedradas, plazas, miradores, o joyas como la iglesia parroquial de San Cristóbal -datada del siglo XVII- son otros de los reclamos que se suman a la amplia oferta de alojamientos, restaurantes, actividades al aire libre y animado ambiente nocturno que lo convierten en uno de los destinos turísticos por excelencia de Cantabria.

Peñíscola -Castellón-

Completa el podio Peñíscola, en Castellón, que con sus 70 bares registra un promedio de 9,4 establecimientos por cada mil habitantes. Este destino, bañado por el Mediterráneo, cuenta con 79 kilómetros cuadrados de extensión de los que 17 discurren paralelos al litoral, entre superficies forestales y cultivos de naranjo o almendro.

Además de bares en los que disfrutar de una buena cerveza, esta localidad cuenta con un castillo-fortaleza del siglo XIV, ubicado en un imponente peñón que se alza a 64 metros sobre el mar. Además de una visita a este edificio, auténtico símbolo de Peñíscola y un imprescindible para deleitarse con las vistas panorámicas, se puede disfrutar de una tarde de playa en la cala del Moro, un recogido arenal sometido a los cambios geológicos; o en la playa de Santa Lucía, la cala de Puerto Azul, Cala Ordil o Puerto Negro, que ofrecen impresionantes vistas del castillo encaramado a la roca.

Interesante resulta también pasear por su casco antiguo; visitar el Museo de la Mar, que rinde homenaje a la tradición marinera de la zona; o degustar especialidades locales como el all i pebre de rape, el suquet de pescado, los mariscos, los caragols punxents, las cigalas o langostinos que dan fe de la variada cocina autóctona. A eso se suman más de 40 hoteles, una discoteca, y una continua programación de animación infantil en espacios públicos.

Jardines del Castillo de Peñíscola, escenario de rodaje de "Juego de Tronos". Foto. EFE/Domenech CastellóJardines del Castillo de Peñíscola, escenario de rodaje de “Juego de Tronos”. Foto. EFE/Domenech Castelló

Pero si por algo destaca Peñíscola es por ser un destino de cine, y es que ha servido de escenario de rodaje de películas y series como el Chiringuito de Pepe, El Barco e, incluso, la sexta temporada de Juego de Tronos. Para descubrir los más de once puntos clave del casco antiguo identificados con las películas y series se han organizado diferentes rutas turísticas que ayudan al viajero a adentrase en el séptimo arte.

Noja -Cantabria-

Cultura de bar existe también en la localidad cántabra de Noja, que presume de contar con 24 de estos establecimientos y registrar un promedio de 9,3 por cada mil habitantes. Estos bares,  pueden ser el punto de partida para adentrarse en la riqueza de un destino abrazado por mar y marismas, y otros espacios naturales que constituyen, según Turismo de Noja, el 75% del total del municipio.

Quienes deseen disfrutar de un rato de descanso pueden hacerlo desde las largas playas de Trengandín y Ris que cuenta con una extensión de seis kilómetros de arena dorada reconocidas con la Q de Calidad Turística. Rincones perfectos para practicar deportes como el surf, paddle surf o el piragüismo; y para deleitarse con las hermosas puestas de sol.

En el apartado cultural destacan las casonas y palacios tradicionales construidos en piedra. Al Palacio de Albaicín, un antiguo palacete que data del siglo XVI, y sede de numerosos eventos artísticos, se suman otros reclamos como iglesias, ermitas, un puente medieval, viveros, fuentes, molinos de marea o, incluso, baterías militares que conforman el rico patrimonio de la villa.

Bandada de correlimos en la marisma de Santoña, próxima a Noja. Foto: EFE/Esteban Cobo

Bandada de correlimos en la marisma de Santoña, próxima a Noja. Foto: EFE/Esteban Cobo

Para terminar la jornada es recomendable atender al paladar en alguno de los bares y restaurantes que rinden culto a la gastronomía nojeña, protagonizada por la nécora que recorre sus playas y por otras delicias como el bonito, el bocarte o la sardina, así como carnes rojas, frutas y hortalizas o cocidos montañeses. Y después, una copa en algunas de las terrazas que se agolpan frente al Cantábrico.

Además, la ubicación de Noja, en la costa oriental de Cantabria, a 45 kilómetros de Santander y a poco más de 70 kilómetros de Bilbao, invita a descubrir otros lugares emblemáticos como las Cuevas de Altamira, el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, el Museo Guggenheim o la Cueva de El Soplao.

Potes -Cantabria-

Y volvemos de nuevo a Cantabria, para visitar el municipio de Potes, que cuenta con 12 bares en su territorio y un promedio de 8,8 locales por millar de vecinos. Rodeado de montañas, se ubica en el corazón de la comarca de Liébana, donde se unen los ríos Deva y Quiviesa, y constituye una de las paradas de peregrinación del Camino Lebaniego.

Ideal para una escapada a la naturaleza, este destino es conocido como la villa de los puentes y las torres, de las que destacan la del Infantado -convertida en sede de exposiciones- y la de Orejón de la Lama, ambas del siglo XV. Las callejuelas y caserones que diseñan la parte antigua, declarada Bien de Interés Cultural, son un atractivo en sí mismos.

Otros edificios de interés son las casonas y palacios solariegos, como la Casa-torre de Orejón de la Lama -de estilo barroco-; la iglesia parroquial de San Vicente, que posee elementos constructivos que van del siglo XIV al siglo XVIII; o los puentes antiguos de San Cayetano y de la Cárcel, que salvan el curso del río Quiviesa.

Panorámica de Potes. Foto: Daniel Pedriza/Cedida por Cantur

Panorámica de Potes. Foto: Daniel Pedriza/Cedida por Cantur

Su entorno natural le ha valido para ser sede de numerosas ferias ganaderas a lo largo del año y para ser el rincón ideal en el que disfrutar de actividades como senderismo, bicicleta de montaña, turismo ecuestre, escalada, parapente, caza o pesca.

Y terminamos en una buena mesa, donde el cocido lebaniego es una de las estrellas culinarias, a base de garbanzos de la zona, cecina o carne, berza y relleno. También destaca la carne de caza como el jabalí o corzo, los pescados de río como las truchas o los salmones, los quesos artesanos, o los postres como los frisuelos o el arroz con leche. Por último, los famosos licores de elaboración artesanal, el orujo y el tostadillo.

Los turistas deben saber que todos los productos gastronómicos típicos los podrán encontrar en el tradicional el mercado que se celebra todos los lunes en la Plaza de Potes.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: España

Turismo TV <p>Terrazas situadas en la Plaza Mayor de Madrid, frente a la Casa de la Panadería. Foto: EFE/ Javier Liaño</p>
Ver video

Cuarto centenario de la Plaza Mayor duración: 4:05

Ver más videos

SERVICIOS

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies