Málaga, donde la cultura sabe a Mediterráneo

La capital malagueña se encuentra a dos horas y media del centro de Madrid. Un confortable tren nos lleva a esta ciudad que cuenta con numerosos atractivos como el mar Mediterráneo, el sol, la gastronomía, la cultura y, sobre todo, sus gentes

play Vista aérea del Puerto de Málaga. Foto: Efetur.

Hablamos de una ciudad moderna y dinámica que se asoma al Mediterráneo. Este puerto andaluz se encuentra ahora más cerca del centro de la Península gracias al desarrollo de la Alta Velocidad. Y es que en sólo dos horas y media, el turista puede llegar, sin laboriosos embarques, esperas o retrasos, desde el centro de Madrid al de Málaga. El viaje es cómodo y durante el mismo se puede ver una película en versión original, escuchar música, preparar la visita a la ciudad o descansar plácidamente.

En Málaga los amplios bulevares y zonas verdes dan paso a un casco histórico peatonal y lleno de vida. La calle Larios es una de las arterias comerciales y turísticas, donde las opciones de ocio son múltiples. Así, de camino hacia la Plaza de la Constitución, es posible comprar en algunas de las boutiques de moda, tomar un refresco o probar algunas de las delicias culinarias de la ciudad.

En Málaga, la fritura de pescado se ha convertido en un arte

Porque Málaga también es gastronomía. Son muchos los bares de tapas y tabernas que salpican la ciudad, que ha hecho arte la tradición de freír pescado. Los restaurantes saben como agasajar al viajero con los platos de siempre, aunque también hay que recalar en algunos de los lugares donde se preparan nuevas propuestas culinarias.

De la cultura de la mesa a las manifestaciones más diversas, Málaga ha conseguido hacerse un nombre en los diferentes circuitos culturales. No en vano, aquí nació uno de los mayores genios de todos los siglos, Pablo Picasso. Hace diez años que la ciudad rinde homenaje a su ilustre vecino con su Museo, en el que se muestra parte de la obra pictórica del artista.

Málaga también resulta imprescindible para el Séptimo Arte. Cada año, los productores llevan a esta ciudad española algunas de las novedades de la temporada, que se proyectan en el Teatro Alameda.

Y para los que disfrutan desentrañando las raíces de las ciudades, Málaga es inagotable. El Teatro Romano, que volvió a ver la luz hace algo más de medio siglo, es la huella del paso del Imperio por estas tierras. La Alcazaba, el castillo de Gibralfaro o la Catedral, conocida como la “Manquita” porque le falta una de las torres,  son otros de los espacios imprescindibles de esta capital.

La Costa del Sol

Y escasa distancia y también en tren se puede llegar a la Costa del Sol, que haciendo honor a su nombre, disfruta de una gran cantidad de días de cielos totalmente despejados. Marbella cuenta con un Casco Histórico singular y cuidado, a veces poco conocido. Calles estrechas y encaladas recuerdan su pasado árabe mientras el lujo y la ostentación tienen su particular espacio en Puerto Banús. Yates, famosos y centro de la vida de la jet-set, no pierde un ápice de frescura y se renueva cada año con nuevas propuestas.

Benalmádena, Torremolinos, Fuengirola o Estepona son otros de los municipios de la comarca que cuentan con el sol como principal aliado para llenar hoteles y playas.  Pese al empuje del turismo, quedan algunos espacios verdes, como la playa de Cabopino, donde un pinar y las dunas naturales dan paso a un playa de arena fina y aguas cristalinas. Tampoco hay que dejar al margen la Serranía de Ronda,  a pocos kilómetros del mar.

Etiquetado con: , , , , , ,
Publicado en: Destinos     España

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.