RUSIA

Las “matrioshkas”, un trozo de Rusia en forma de recuerdo

La tradicional matrioshka, esa colorida muñeca de madera que guarda otras más pequeñas en su interior, es el recuerdo más popular entre los turistas y, sin duda, uno de los símbolos por excelencia de Rusia.

  • <p>Puestos de matrioshkas en Moscú. Foto: Virginia Hebrero</p>

    Puestos de matrioshkas en Moscú. Foto: Virginia Hebrero

  • <p>Tienda moscovita con ejemplos de matrioshkas conviviendo con huevos decorados. Foto: Virginia Hebrero</p>

    Tienda moscovita con ejemplos de matrioshkas conviviendo con huevos decorados. Foto: Virginia Hebrero

  • <p>Matrioshkas personajes de dibujos animados. Foto: Virginia Hebrero</p>

    Matrioshkas personajes de dibujos animados. Foto: Virginia Hebrero

  • <p>Matrioshkas. Foto: Virginia Hebrero</p>

    Matrioshkas. Foto: Virginia Hebrero

  • <p>Putin es una de las figuras más repetidas en las muñecas. Foto: Virginia Hebrero</p>

    Putin es una de las figuras más repetidas en las muñecas. Foto: Virginia Hebrero

<p>Puestos de matrioshkas en Moscú. Foto: Virginia Hebrero</p>
Tienda moscovita con ejemplos de matrioshkas conviviendo con huevos decorados. Foto: Virginia HebreroMatrioshkas personajes de dibujos animados. Foto: Virginia HebreroMatrioshkas. Foto: Virginia HebreroPutin es una de las figuras más repetidas en las muñecas. Foto: Virginia Hebrero

Un paseo por cualquiera de los mercadillos o las calles más turísticas de Moscú revela, sin lugar a dudas, cuál es el objeto más buscado por los visitantes, sobre todo los extranjeros.

Filas de matrioshkas de distintos tamaños, colores y temáticas inundan las estanterías con sus muñecas en formación casi militar. Algunas ya abiertas, mostrando todas las criaturas que acoge la mayor, otras cerradas, para que sea el propio comprador el que descubra el secreto.

Un tornero y un pintor artesano

A pesar de su enorme popularidad, es poco conocido el origen de estas muñecas. La idea más extendida es que esta figura tan rusa procede en realidad de Japón, de donde a finales del siglo XIX un mecenas ruso trajo los primeros ejemplares.

Pero hay quien sostiene que la idea de pintar estas muñecas de madera se inspiró en la tradición religiosa de decorar los huevos de Pascua.

Lo que está claro es que las primeras matrioshkas rusas fueron creadas en los albores del siglo XX por Serguéi Maliutin, tornero de madera, y que el pintor artesano Vasili Zviózdochkin las decoró según la ropa tradicional que se vestía en los pueblos.

Políticos en forma de matrioshkas.  Foto: Laura Cristóbal

Políticos en forma de matrioshkas. Foto: Laura Cristóbal

En aquellos tiempos, el nombre Matriona era uno de los más populares para las niñas rusas, de ahí que el juguete se llamara desde entonces matrioshka.

En 1900, esa primera matrioshka rusa fue presentada en la Exposición Internacional de París, donde ganó una medalla de bronce por su originalidad.

Desde aquellas primeras matrioshkas clásicas, en forma de recia campesina rusa cubierta con un colorido pañuelo, estas muñecas fueron adoptando distintos colores y motivos, pero siempre hechas en madera.

Su característica forma ahuevada no ha cambiado y simboliza la idea de maternidad, fertilidad, la familia grande y unida, el nacimiento de las hijas… y hasta de las nietas, y es que abrir la matrioshka madre e ir sacando a las más pequeñas equivale a ir descubriendo la poética alma rusa.

A partir de los años 30 del pasado siglo, el Estado soviético tomó las riendas de la producción y surgieron fábricas en distintas ciudades rusas.

Una muñeca rusa o matrioska decorada con el rostro del presidente Trump. Foto: EFE/Roman Pilipey

Una muñeca rusa o matrioska decorada con el rostro del presidente Trump. Foto: EFE/Roman Pilipey

En la época de la URSS había matrioshkas rusas, ucranianas, bielorrusas y de otras nacionalidades. La conquista del espacio generó toda una serie de muñecas cosmonautas, con cascos y escafandras, aunque predominaban las de las tradicionales flores rojas y verdes y otras a imitación de los pañuelos típicos rusos.

Con la desintegración de la URSS se abrió el abanico y comenzó la moda de representar a los políticos de turno, sin descuidar nunca esas otras inspiradas en los cuentos populares rusos.

De todo tipo, precio y tamaño

En la capital rusa, uno de los lugares turísticos con más oferta de matrioshkas es la céntrica calle Arbat, una arteria peatonal repleta de tiendas de recuerdos, cafés y cadenas de restaurantes.

Más en las afueras, en el nordeste de Moscú, el antaño bucólico mercadillo de Ismáilovo, hoy convertido en un mercado de pulgas ordenado y muy turístico, ofrece una ingente variedad de matrioshkas en puestos al aire libre, a diferencia de las vitrinas de Arbat, y a precios algo más bajos.

El universo de las matrioshkas en la actualidad es infinito, tanto en lo referente a la temática como a la calidad, precio, número de muñecas y tamaño.

El visitante que desee llevarse a casa un trocito de Rusia puede comprar la matrioshka más simple a partir de 200 rublos (algo más de tres dólares), una muñeca de pequeño tamaño con flores o dibujos de escasa calidad, varias en su interior y un deficiente acabado.

A partir de ahí todo es posible: a medida que mejora la calidad, el detalle de los dibujos, la calidad de la laca, y, en suma, el tiempo que se haya tardado en elaborarla, crece el precio de la matrioshka, hasta alcanzar a veces varios miles de dólares.

Uno de los puestos con muñecas matrioshka. Foto: Virginia Hebrero

Uno de los puestos con muñecas matrioshka. Foto: Virginia Hebrero

En pintarlas a mano se puede tardar desde tres minutos, si es una matrioshka vulgar producida industrialmente, hasta tres horas, o semanas y meses de trabajo, en el caso de las más delicadas muñecas artesanales o de autor.

Además de las más corrientes, con cinco o siete muñecas en su interior, hay matrioshkas que esconden varias decenas y hasta cien “hijas” en su interior.

En cuanto a la decoración, el elemento clave es la cultura popular, los trajes campesinos, los cuentos rusos, los paisajes nevados, pero a todo ello se suma ahora una impresionante variedad, en muchos casos de una calidad muy dudosa, de motivos y personajes.

Durante la perestroika, el proceso de apertura propiciado hace 30 años por Mijail Gorbachov, surgieron las primeras matrioshkas políticas, las que representaban a los líderes soviéticos, comenzando por el ideólogo Marx, y siguiendo por Lenin, Stalin, Jrushev, Gorbachov y Yeltsin.

Con el tiempo, el abanico de políticos se ha ido ampliando y adecuándose a la realidad. Putin y Trump son ahora algunos de los personajes más populares, y aún no ha desaparecido el anterior inquilino de la Casa Blanca, Barack Obama, a pesar de no estar ya en el poder.

Angela Merkel, el rey Juan Carlos I de España, Hugo Chavez, Fidel Castro, la reina Isabel de Inglaterra o Francois Hollande son otros de los políticos que decoran estas muñecas.

Y en el capítulo de los malos malísimos, algunos puestos de Ismáilovo muestran muñecas con la efigie de Sadam Husein y hasta el mismísimo Bin Laden.

Futbolistas famosos, personajes de Walt Disney, el cosmonauta Gagarin, Spiderman o Los Simpson también se suman a la oferta de estos souvenirs, que han incorporado, además, la posibilidad de encargar una “matrioshka” con los miembros de una familia o del grupo de amigos, siempre que se traigan las fotos.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: El mundo

Turismo TV <p>Vista general de El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial desde el Monte Abandos. Foto: EFE</p>
Ver video

La Comunidad de Madrid luce con orgullo su Patrimonio Mundial duración: 2:22

Ver más videos

SERVICIOS

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies