ISLANDIA

Islandia: Tierra mágica de leyendas

Un mundo de magia, leyenda y seres ancestrales como trolls, gnomos o elfos se da cita en Islandia,  que los ofrece al visitante en un escenarios de piedras volcánicas, manantiales acuosos e impetuosas cascadas, o cerca de las aguas vaporosas y las nubes de olor a azufre.

  • <p>Una vista de la Cascada de Dettifoss, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso</p>

    Una vista de la Cascada de Dettifoss, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

  • <p>Una impresionante vista de la Cascada Godafoss, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso</p>

    Una impresionante vista de la Cascada Godafoss, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

  • <p>Cono volcánico en el interior de Islandia. Foto: Efe/ Diego Alonso</p>

    Cono volcánico en el interior de Islandia. Foto: Efe/ Diego Alonso

  • <p>Paisaje lunar en la zona norte de Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso</p>

    Paisaje lunar en la zona norte de Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

  • <p>Lago con nube de vapor en el interior de Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso</p>

    Lago con nube de vapor en el interior de Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

<p>Una vista de la Cascada de Dettifoss, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso</p>
Una impresionante vista de la Cascada Godafoss, Islandia. Foto: EFE/Diego AlonsoCono volcánico en el interior de Islandia. Foto: Efe/ Diego AlonsoPaisaje lunar en la zona norte de Islandia. Foto: EFE/Diego AlonsoLago con nube de vapor en el interior de Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

Conocida como “la tierra de hielo” o Snaeland (“tierra de nieve”), el nombre de Islandia también se relaciona con una vieja historia que raya en la leyenda. Se cuenta que su denominación proviene de un grupo de celtas que formaban el pueblo iceni, que habitaba en el noroeste de las tierras del Reino Unido.

Tras combatir contra los romanos en el siglo I d.C., se lanzaron al mar y llegaron a unas tierras que se encontraban al oeste, donde fundaron una colonia a la que llamaron Ice-leanbh o “tierra de los hijos de Iceni”.

Islandia está unida históricamente al hielo y a la nieve, y durante décadas ha sido un territorio casi desconocido, hasta que el interés de los viajeros por conocer los valores de una naturaleza diferente enclavada a pocos pasos del Círculo Polar Ártico la dieron mayor visibilidad.

Allí se puede, entre otras actividades, disfrutar de baños en aguas termales, observar las auroras boreales o recorrer unas tierras poco pobladas, a veces agrestes, con conos volcánicos y profundos barrancos y desfiladeros.

También esperan al viajero pueblos de pequeño tamaño, aldeas formadas por cuatro casas en torno a una iglesia, con un campo de intenso verde que ofrece sus pastos al ganado. Sin olvidar, por supuesto, los fiordos, esas penetraciones de lenguas de océano en la tierra, o los pequeños puertos pesqueros que jalonan, de norte a sur y de este a oeste, las costas islandesas.

Una tierra única: El Norte

Mucho menos turístico, pero con un protagonismo importante en las Sagas Islandesas -relatos históricos de aquello que sucedió en Islandia en los siglos X y XI- el norte de la isla permite conocer de primera mano la idiosincrasia histórica, cultural, paisajística, de leyendas y magia que envuelven un territorio diferente del más turístico del sur. Se trata de una ruta, más allá de la única carretera con buen asfalto (N-I) que circunda todo el país, a través de pistas con más o menos grava.

Un buen punto de partida para hacer un recorrido por la isla es el fiordo de Eyjafjorour, junto al que se elevan las más antiguas montañas y se registra la actividad volcánica de mayor envergadura, así como los movimientos geológicos que afectan al paisaje.

<p>Un barco entrando en el puerto de Akureyri, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso</p>

Un barco entrando en el puerto de Akureyri, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

Al fondo del fiordo está Akureyri, la cuarta población del país, con algo más de 18.000 habitantes y que se estableció en 1602 como punto de comercio con Dinamarca.

Históricamente es uno de los principales puertos pesqueros y, desde hace unos cinco años, un punto de atraque de varias compañías de cruceros que ofrecen viajes hacia tierra próximas al Círculo Polar Ártico.

Basta con moverse unos kilómetros al oeste para llegar hasta Hvitserkur, en la península de Vatnsnes, y toparse con la primera leyenda norteña en la playa, con una forma que, como no podía ser de otra manera, se encuentra unida a los trolls.

Dinosaurio, rinoceronte, troll…

La roca de Hvitserkur es una curiosa formación geológica perfilada por el viento y el agua, que le ha dado figura de animal; para unos es una representación de un dinosaurio, para otros se trata de un rinoceronte esta piedra enclavada en el océano, a unos quince metros de la costa, y a la que se puede acceder cuando la marea está baja.

La leyenda, sin embargo, asegura que se trata de un troll que había acudido a destruir el monasterio cristiano de Thingeyrar y que fue sorprendido por el amanecer sin poder retirarse como sus compañeros, quedando convertido instantáneamente en una estatua de piedra. La roca mide algo más de 15 metros con tres amplios agujeros, dos de cuatro metros de ancho y cuatro de alto, y un tercero de casi siete metros de alto y dos de ancho.

La roca de Hvitserkur, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

La roca de Hvitserkur, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

Si seguimos el camino desde la playa hasta el interior, atravesamos de nuevo el fiordo de Eyjafjorour, esta vez hacia el sudeste, hasta llegar un lugar espectacular de Islandia.

La cascada de los dioses

Es el salto de agua de Godafoss, uno de los más espectaculares del país y que se percibe desde la distancia por las nubes acuosas que forma la caída de 12 metros del río Skjalfandafljot. Tiene forma de herradura, con una anchura de aproximadamente 30 metros.  Se encuentra partida en su punto central por una roca a la que también acompaña la leyenda.

Corría el año 1000 cuando el “lagman” (hombre sabio o de leyes) Porgeir Ljosvetningagooi declaró la oficialidad del cristianismo en Islandia; según se relata en las Sagas, como muestra de su compromiso con la nueva religión recogió en su casa las estatuas que tenía dedicadas a Odin y a otras divinidades nórdicas y, en un acto de acatamiento a la nueva fe, las arrojo a las aguas de la cascada, que a partir de ese instante sería conocida por todo el pueblo islandés como Godafoss, la Cascada de los dioses.

Si retomamos el camino, llegamos al salto de agua más caudaloso de Europa, la Cascada de Dettifoss. Situada el este de Gosafoss y en el interior del parque nacional de Jokulsargljufur, impresiona la fuerza del río Jokulsa y el estruendo que produce al caer 45 metros para perderse por los barrancos y desfiladeros del parque, rumbo al océano.

Vista del correr del agua en laCascada de Dettifoss, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

Vista del correr del agua en la Cascada de Dettifoss, Islandia. Foto: EFE/Diego Alonso

Los 100 metros de anchura hacen de Dettifoss una de las caídas de agua más increíble del mundo y su caudal es el más importante de Europa: arroja entre 200 y 500 metros cúbicos por segundo.

De paisajes y puertos pesqueros

Pero no todo son cascadas o figuras de trolls y animales ofreciéndose a la mirada del viajero; hay paisajes de acusado tono lunar a los que se accede por carreteras de tierra y piedra. La lava de los volcanes enfriada, los surcos que en ella ha labrado durante siglos el agua, ofrecen un espectáculo natural con el que disfrutar.

También encontraremos calderas de lodo y aguas termales con propiedades curativas, respiraderos humeantes, fumarolas o nubes de vapor de agua haciéndose visible en el aire de olor a azufre… Y puertos como, el de Husavik, con un museo dedicado a los cetáceos, animal marino que cuenta con una campaña de sensibilización nacional para evitar su pesca.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Destinos     El mundo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies