CHILE

La región del Maule (Chile) saca músculo como destino sostenible

Viñedos patrimoniales, agricultura local, tradición culinaria y un hermoso paisaje que mezcla el verde del monte con el fuerte bramido del océano Pacífico. Es la región del Maule, que aspira a convertirse en un nuevo referente del turismo en Chile.

Fotografía de aves sobre el río Mataquito, en Cauquenes (Chile). Foto: EFE/Alberto Valdés

A tres horas en automóvil al sur de Santiago, capital de Chile, la circunscripción formada por municipios como Cauquenes, Constitución o Vichuquén, apuesta por crear un modelo de turismo cercano, sostenible y culturalmente rico, que ponga de relieve el valor de una zona que destaca por su autenticidad.

Chile: destino de riqueza turística

El vino es uno de los grandes exponentes de la región, ya que en ella se concentra la mayor producción vinícola de Chile, y donde destacan cepas consideradas patrimoniales -por tener una antigüedad superior a los 150 años– como la País o Carignan, que se obtienen generalmente mediante un proceso artesanal.

Vicente Loyola, uno de los muchos agricultores y empresarios locales, explica que la cepa País, en concreto, tiene un valor especial para ellos, ya que se ha cultivado durante muchas generaciones. Esto ha permitido a su sabor, liviano, fresco y afrutado, obtener premios en concursos a lo largo de todo el país.

Sin embargo, como bien indica un dicho de la zona, “para beber bien hay que comer bien”, algo que los habitantes de la región del Maule tienen muy interiorizado.

Turistas visitan una formación rocosa en Constitución (Chile). Foto: EFE/Alberto Valdés

Turistas visitan una formación rocosa en Constitución (Chile). Foto: EFE/Alberto Valdés

Por ello, además del jugo de uva, también existen infinidad de bares y restaurantes, tanto grandes como pequeños, normalmente familiares, en los que la cocina tradicional ha creado un sinfín de recetas para aprovechar los productos locales, principalmente la merluza, la reineta, el cordero o el siempre necesario ceviche.

En este sentido, como recuerda la directora del Servicio Nacional de Turismo de la región, Carolina Reyes, la apuesta turística del Maule pasa por “ofrecer servicios de calidad, sostenibles y locales”, que sirvan para crear un producto único, impregnado de valores tradicionales y de un fuerte sentimiento de comunidad.

Es una apuesta arriesgada, pero los habitantes del Maule han demostrado con anterioridad saber luchar y hacerse valer.

En 2010, un fuerte terremoto de cuatro minutos y 8,8 grados de magnitud provocó un tsunami que asoló gran parte de la costa de la región, una catástrofe a la que se suman los incendios forestales del pasado enero, que castigaron con una violencia inaudita sus verdes montes.

Fotografía de un bote en el río Maule, en Cauquenes (Chile). Foto: EFE/Alberto Valdés

Fotografía de un bote en el río Maule, en Cauquenes (Chile). Foto: EFE/Alberto Valdés

A pesar de ello, sus habitantes reciben al visitante, tanto extranjero como nacional, con una sonrisa, los brazos abiertos y cientos de recomendaciones de lugares para visitar, además de alguna anécdota o mensaje esperanzador acerca de lo ocurrido con los desastres naturales.

Un ejemplo de ello son los boteros de la ciudad de Concepción, quienes surcan las aguas del río Maule bordeando pequeñas islas como la de Orrego, donde cerca de 36 personas perdieron la vida durante el tsunami.

También serpentean con sus catamaranes las verdes laderas que dibuja el paisaje alrededor del río, lugares donde navegaron durante las labores de extinción del fuego que devastó la región, arriesgando sus vidas por proteger la tierra que los vio crecer.

Ahora, han abandonado la pesca y comparten esos paseos con los turistas, a los que ofrecen la posibilidad de recorrer el río Maule, un lugar mágico lleno de historia, ya que fue durante largo tiempo la frontera natural entre el Imperio inca y el pueblo mapuche.

A todo esto hay que sumar una variada oferta de actividades en la zona, que pueden pasar de disfrutar de unos días frente al mar en Lipimávida, realizar avistamiento de aves con guías locales por la desembocadura del río Mataquito o dejarse impregnar por el misticismo alrededor del lago Vichuquén, zona de brujos y embrujos.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Turismo sostenible

Turismo TV <p>Vista general de El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial desde el Monte Abandos. Foto: EFE</p>
Ver video

La Comunidad de Madrid luce con orgullo su Patrimonio Mundial duración: 2:22

Ver más videos

Servicios

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies