El Camino al interior

Viajera: Lucía Ruiz Simón

No conozco la cifra de personas que cada año se animan a realizar el Camino de Santiago en cualquiera de sus itinerarios. Había escuchado miles de historias, de motivaciones, de vivencias, de consejos para llegar hasta esta ciudad siguiendo las rutas marcadas con flechas amarillas… pero como casi todo, hay que vivirlo.

Señalización del Camino de Santiago. Foto: Efetur / Lucía Ruiz Simón.

Señalización del Camino de Santiago. Foto: Efetur / Lucía Ruiz Simón.

Hace unos días que llegué a Santiago después de recorrer los 121 kilómetros que separan Ferrol de la capital Compostelana en las seis etapas del Camino Inglés que voy a pasar describir no por sus paisajes o su dificultad, sino por las personas que me he ido cruzando en un viaje con numerosos descubrimientos.
Y es que ahora puedo confirmar que siguiendo este itinerario se vive y se aprende por el simple hecho de andar, de avanzar cada uno a su ritmo, pero todos al mismo punto. Ya lo escribió Jorge Manrique en el siglo XV en la tercera estrofa de las coplas que escribió por la muerte de su padre “Nuestras vidas son los ríos que van a dar al mar”. Da igual quiénes seamos y de dónde vengamos, todos vamos al mismo sitio.

Etapa 1 Ferrol-Neda

Desde el puerto del Ferrol empezó mi ruta y mi primera sorpresa: hay negocios -como el bar Mateo– donde si te dejas la cartera se preocupan de buscar y llamar a tu hotel (hay dos donde solemos ir los peregrinos) para advertirte de tu despiste. Tal cual. Así empezó mi andadura, volviendo atrás unos pasos para recoger mi cartera, con todo su contenido. (Gracias).
Al llegar a Neda nos recibió un peregrino muy especial: José María. Nos explicó el funcionamiento del albergue y, aunque la primera noche se despertó y de camino nos despertó a todos a las 5.00 horas, en apenas dos conversaciones conseguimos “perdonarle” y acercar nuestra existencia a la de un hombre que ha hecho del Camino su fuente de energía para vivir una segunda oportunidad vital, lejos del estrés del trabajo que le llevó a tener graves problemas de salud.

Dos peregrinas por el Camino de Santiago. Foto: Efetur / Lucía Ruiz Simón.

Dos peregrinas por el Camino de Santiago. Foto: Efetur / Lucía Ruiz Simón.

En Neda también entendí un concepto de hostelería novedoso: la tienda mesón, un establecimiento regentado por una agradable pareja que nos puso al día de las dificultades socieconómicas de la ría del Ferrol.
Y en esta primera etapa también descubrimos a “David“, que ha sido como hemos llamado al particular servicio de Correos que cada día nos hacía más llevadero el recorrido al portar la mayor parte de nuestro peso. Gran descubrimiento y muy recomendable este servicio.

Etapa 2. Neda – Pontedeume

Por el Camino hacia el espectacular municipio de Pontedeume conocimos a una madre y una hija argentinas, cargadas como mulas, a quienes precisamente conseguimos aliviar parte del recorrido aconsejándoles aprovechar el servicio de Correos.

Desde ese primer encuentro en mitad de una subida, nuestro Camino se ha ido encontrando cada día e incluso llegamos juntas a Santiago… pero eso fue días después de conocer la realidad de su Buenos Aires, de aprender a usar términos como “quilombo” (jaleo), “hacer pelota” (hacer puré) u ojotas (chanclas) y exportarles expresiones como “vale” o “pelazo”. Gracias Marité y Vicky, ya sabéis que “sufrir no es de guapas”.
Aquí en Pontedeume también nos acercamos a Miguel y Montse, una pareja de ciclistas de Granada que han hecho de cada etapa una aventura. Y a seis madrileños, “los niños”, tan jóvenes como educados y prudentes, y a cuatro amigos onubenses o a una pareja de amigas que han madrugado todos los días muchísimo, para hacer su recorrido al ritmo de Luis Fonsi, muy muy despacito.

Etapa 3- Pontedeume- Betanzos

Esta etapa fue especialmente dura, pero llegamos a tiempo de conseguir una plaza en el albergue de Betanzos, precioso y bien ubicado en el centro de este bello pueblo gallego. Allí, en la ardua tarea de encontrar “una conchita” (venera) para adornar nuestras mochilas, encontramos a Pilar, una agradable vecina que nos llevó hasta su vivienda para intentar satisfacer nuestra “necesidad” de identificarnos como peregrinos y regalarnos unas veneras que recordaba tener en su casa. No las encontró en su momento, pero no dudó en llevarlas al albergue en cuanto las halló. Y eso que las cuestas hasta el albergue eran considerables. Abajo la foto del momento.

Pilar, de Betanzos, llevó hasta el albergue la concha del peregrino. Foto: Efetur / Lucía Ruiz Simón.

Pilar, de Betanzos, llevó hasta el albergue la venera del peregrino. Foto: Efetur / Lucía Ruiz Simón.

Etapa 4- Bentazos- Hospital de Bruma

El sol fue el protagonista de una jornada en la que el personaje, sin duda, fue Benigno, el “albeguero” del Hospital de Bruma, un lugar perdido de la Galicia rural donde no “hay poco que hacer”, si por “poco” se entiende escuchar las historias de quien lleva recibiendo a peregrinos más de 20 años, meter los maltratados pies en el agua helada de un arroyo o disfrutar de unas de las mejores lentejas de España -después de las de mi madre, claro- en un menú baratísimo.

El placer de enfriar los pies en un arroyo helado en Bruma. Foto: Efetur / Lucía Ruiz Simón.

El placer de enfriar los pies en un arroyo helado en Bruma. Foto: Efetur / Lucía Ruiz Simón.

Etapa 5- Hospital de Bruma- Sigüeiro

Cada vez más cerca de Santiago, nos topamos con el Fogar da Chisca, un albergue privado que compartimos con unos peregrinos italianos con los que teníamos, por decirlo de forma agradable, los “horarios cambiados” y los códigos de decoro también. Este fue otro descubrimiento del Camino, se puede dormir en la misma habitación con gente que te quiere matar porque te ríes a carcajadas o a los que tú quieres meter un calcetín en la boca para acallar sus ronquidos. Pues al final dormimos todos, qué remedio.

Etapa 6 Sigüeiro- Santiago

Fin del Camino, no sin antes descubrir personajes particulares como un joven de origen polaco de 20 años, que durante un tiempo fue seminarista y hoy camina por la vida, estará llegando de hecho a Finisterre, con la energía y las ilusiones propias de una edad en la que todos pensamos que nos vamos a comer el mundo. O que al menos podemos hacerlo mejor.

Llegada a Santiago. Foto: Efetur /Lucía Ruiz Simón

Llegada a Santiago. Foto: Efetur /Lucía Ruiz Simón

Camino a Santiago hemos escuchado y aprendido de todas estas personas y de muchas más, tanto de las que andaban como de las que nos recibían. Y hablo en plural porque mi Camino no hubiera sido el mismo sin una Jaimito que no dudó en quitarse sus zapatillas y ponerse unas “ojotas” para no dejar de caminar en una de las etapas más duras y sobre todo sin un corredor loco, que cada noche anunciaba que no podría dar un zancada más y al día siguiente avanzaba por el Camino para conseguir el reto de llegar al trote a Santiago,  todo un desafío que le ha encendido la sonrisa disfrutona.

Etiquetado con: , ,

La Redacción de EFEtur

Este blog no tiene un autor, sino varios. Somos un grupo, una suma de individualidades, con un espíritu común: nuestra pasión por contar nuestros viajes.

Meeting Point

"Meeting point" es el punto de encuentro de los redactores y redactoras de EFEtur con nuestros lectores, nuestros seguidores, todos vosotros, cuando salgamos de la redacción. Desde este espacio os iremos trasladando novedades y experiencias que vivamos durante nuestros viajes y, a través de vuestros comentarios, esperamos mantener con vosotros una comunicación fluida y directa. Confiamos en que resulte divertido e interesante.

ÚLTIMOS POST

2 agosto, 2016
Mi India
5 septiembre, 2014
Teruel claro que existe… y enmudece
Turismo TV <p>Vista general de El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial desde el Monte Abandos. Foto: EFE</p>
Ver video

La Comunidad de Madrid luce con orgullo su Patrimonio Mundial duración: 2:22

Ver más videos

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies