9 febrero, 2016

¿Buscas un San Valentín alternativo?

Salir fuera o quedarse en casa. Sea cual sea nuestra decisión, no debemos olvidar que, más allá de las flores y los corazones rojos, San Valentín puede descubrirnos un concepto diferente del amor.

A vueltas con la maleta

<p>Campos desde Rello, Soria. Foto. Alfredo G.Reyes</p>
Turismo TV <p>Público en Fitur 2016. Foto. EFETUR</p>
Ver video

El público invade Fitur en busca de sueños viajeros duración: 4.16

Ver más videos

Servicios

La cultura gourmet ha evidenciado que existen combinaciones inimaginables en el mundo de la gastronomía. En Lovaina existen varios espacios capaces de aunar las dos minas de oro belgas: la cerveza y el chocolate. Durante el penúltimo día de viaje tuve ocasión de saborear este exótico maridaje en el workshop beer & chocolate de Antoine Sweets. Sin duda, una combinación original y una apuesta acertada para golosos que encontró en la trufa y la cebada un exitoso experimento gourmet.

Y de una experiencia gastronómica a otra. Aquella soleada mañana de catas me condujo entre tradicionales edificios de ladrillo rojo hasta el Foodmatching workshop. Un taller en el que realizamos nuestras propias creaciones culinarias y que resultó de lo más educativo en el arte del maridaje: decidir qué cerveza emplear para acompañar un plato de salmón o un solomillo con setas fue, sin duda, una labor mucho más delicada de lo que había imaginado.

Degustación de cerveza belga. Foto. Beatriz Mapelli

Degustación de cerveza belga. Foto. Beatriz Mapelli

Posteriormente, tras despedirme de una de las capitales mundiales de cerveza, llegamos a De Kroon, una fábrica alejada del centro histórico en la que nos recibió el profesor cervecero Freddy Delvaux, en constante experimentación con esta bebida de culto.

Malinas

Y tras 15 minutos de viaje, la encantadora ciudad de Malinas, mi última parada en Bélgica.

En el centro de esta ciudad pintoresca se alza imponente la torre de la catedral de San Rumoldo, de 97 metros de altura. Esta iglesia, construida entre los siglos XIII y XVI, cuenta con 49 campanas que ofrecen sonoros conciertos a los habitantes de Malinas. Desde aquí, pude contemplar la puesta de sol acompañada de una Maneblusser, una cerveza afrutada de producción tradicional.

Catedral de San Rumoldo, Malinas. Foto. Beatriz Mapelli

Catedral de San Rumoldo, Malinas. Foto. Beatriz Mapelli

Con la salida de la luna abandoné la torre y crucé el río para llegar al Grand Café Lamot. Las paredes acristaladas de este restaurante me permitieron degustar una sabrosa cena con vistas a la ciudad. Volví al hotel saboreando la luz de mi última noche en territorio belga.

Y llegó la despedida. Pero antes, un paseo temático con la cerveza y la mujer en primer plano y una visita a la fábrica de cerveza Het Anker. Por último, un workshop-comida dirigido por Sofie Vanrafelghem, la única mujer belga catadora de cerveza, que nos demostró todos los beneficios de esta bebida en manos femeninas.

De nuevo en España, con la maleta aún llena de cerveza y chocolate, pienso en toda la riqueza gastronómica de este país, en su belleza única y en la amabilidad de sus gentes y me doy cuenta de que todas ellas han superado con creces las expectativas con las que emprendí el viaje. A buen seguro, volveré.